viernes, marzo 1, 2024

Ay, el ego

Texto: Javier Cuenca

Son muchas las ocasiones en que el cine y el teatro se han dado la mano en sus respectivos ámbitos, alimentándose el uno del otro con total libertad. Pero es en el primero donde la simbiosis se ha producido de manera más habitual, ya sea mediante la adaptación pura y dura de textos escénicos a la gran pantalla o simplemente extrayendo elementos del teatro para construir la forma cinematográfica. “Competencia oficial”, la nueva película del tándem formado por los argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn, responsables de la notable “El ciudadano ilustre”, es un buen ejemplo de cine con reminiscencias teatrales.

“Competencia oficial

Dirección: Gastón Duprat y Mariano Cohn

Intérpretes: Antonio Banderas, Penélope Cruz, Oscar Martínez, Irene Escolar, José Luis Gómez, Manolo Solo.

Género: Comedia. España, 2021.

Duración: 114 minutos.

Un tipo con pasta está empeñado en producir una película que le dé dinero y quiere tener a los mejores. Así que, ni corto ni perezoso, contrata a una cineasta de prestigio y a dos actores de renombre para que todo funcione. Lo que no sabe es que esos dos actores, aunque aparentan respetarse el uno al otro, tienen personalidades absolutamente opuestas y no será nada fácil rodar con ellos.

“Competencia oficial” ofrece un planteamiento que a priori no resulta novedoso, el choque de egos ya lo hemos visto en otras películas, pero el mérito de sus autores consiste en hacer que una premisa aparentemente manida funcione. Y lo consiguen gracias a un guion muy bien tramado, con situaciones cómicas que a la vez se vuelven corrosivas, y a tres actores que llevan el peso de la función con mucha dignidad y más oficio.

Cumple Penélope Cruz en su papel de realizadora con ínfulas que tiene que lidiar con dos actores conflictivos, pero sobresalen sin ninguna duda Banderas y Martínez en estos últimos personajes. Y es curioso que, aunque asistimos al ensayo de la película que van a rodar, asunto que ocupa la mayor parte del metraje, y de que es cine de lo que hablamos, la sensación de teatralidad se impone constantemente.

Pero “Competencia oficial” es, básicamente, una reflexión en clave de comedia ácida, muy ácida incluso, sobre los egos en el mundo del arte, esta vez en el cine, y los autores saben transmitir con veracidad y lucidez esa actitud. Se pasa un buen rato viendo la película, y si escarbas un poco encuentras capas más subterráneas que no dejan de tener su miga. Ya saben: esas cosas del ego, y tal.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal