jueves, diciembre 1, 2022

Carlos Peña, fisioterapeuta

Texto y fotos: Sandra Cuenca

En la clínica de fisioterapia Carlos Peña ubicada en Madrid, están convencidos de que un buen tratamiento comienza con la confianza del paciente en el fisioterapeuta y ellos hacen todo lo posible para que así sea

Carlos Peña lleva más de veinte años dedicándose a la fisioterapia y tiene una clínica en el madrileño barrio de las Rosas. Cuando le preguntamos cómo decide ser fisioterapeuta nos cuenta que desde pequeñito ya pensaba dedicarse a ello. Su vida ha estado muy relacionada al mundo del deporte por su padre, veía trabajar a los fisioterapeutas y sobre todo se fijaba en el trato que tenían con los pacientes, que eran siempre deportistas. “Estuve dudando entre dos carreras, fisioterapia y económicas, pero al final me decidí por la primera. Al principio me interesé mucho por la relación del fisioterapeuta con los pacientes, era lo que más me atraía, después fui viendo lo que hacían y me fui animando”. 

Para la gente que no sabe muy bien en qué consiste el trabajo del fisioterapeuta, ¿puedes explicárnoslo?

La definición de fisioterapeuta, es el profesional sanitario que aplica una terapia física al paciente, que va desde corrientes o aplicación de calor hasta masajes. La gente en general ve al fisioterapeuta como la persona que solo trata dolencias del aparato locomotor, como un esguince o una contractura, pero el profesional de la fisioterapia abarca una serie de patologías mucho más amplias. Hay algunos que se dedican al aparato respiratorio, otros al tema cardiaco, geriatría o neurología, incluso neurología infantil. Se puede acudir al fisioterapeuta si por ejemplo has sufrido un ictus, te puede ayudar.

¿Al fisioterapeuta puede ir cualquier persona?

Si, desde bebés con días de vida hasta personas ancianas. Las mujeres embarazadas también pueden venir, pero hay cosas que no se les puede hacer, igual pasa con las personas que tengan metástasis.

¿Tiene algún riesgo la fisioterapia?

Ninguno, siempre y cuando te pongas en manos de una persona bien formada. Hay técnicas en fisioterapia que si pueden provocar riesgos, pero si las aplicas bien no tiene que haber ningún  problema. Es lo que te he contado antes, el riesgo está en hacer algo en un paciente que no se puede hacer.

¿Cuáles son las patologías más frecuentes que os encontráis?

Nosotros aquí prácticamente entre el 65% y el 70% de los problemas que vemos son de columna, y dentro de ese 65% más de la mitad son dolencias de cervicales. Ahora con el teletrabajo casi más que antes. Además, temas musculares, artrosis de columna cervical, hernias discales, atrapamientos nerviosos…

A la hora de buscar un fisioterapeuta, ¿qué deberíamos saber antes de ir?

Lo primero es saber que el fisioterapeuta es profesional, porque hay mucho intrusismo en nuestro sector. Hay mucho osteópata que no es fisio, hay osteópatas que somos fisioterapeutas, quiroprácticos, acupuntores o masajistas. Yo siempre recomiendo ir con alguna referencia, siempre que me llega un paciente le pregunto quién le manda, un noventa y nueve por ciento viene recomendado por otro paciente. Una vez que pruebas con el fisioterapeuta es muy importante que confíes en él, una buena relación entre ambos hace que al final tu patología mejore.

¿Tanto intrusismo hay en vuestro sector?

Pues sí, lo estamos sufriendo muchísimo, y además el problema que tenemos es que no estamos respaldados por las autoridades sanitarias, se denuncian a diario muchos sitios que aplican terapias a pacientes. Al final ya no es solo por los fisioterapeutas, es también por las personas que van. Si se aplican terapias sin la formación adecuada puede ser nefasto, puede surgir un problema bastante grave. Me he encontrado casos, un paciente al que le han aplicado una punción seca y le han provocado un neumotórax, no vas a morirte de eso, pero es algo serio. Hay que tener mucho cuidado, nosotros tenemos un colegio profesional que nos respalda y un seguro de responsabilidad civil, en sitios no profesionales no lo tienen.

Antes me has hablado de los osteópatas, ¿qué diferencia hay entre ellos y los fisioterapeutas?

La Osteopatía ahora mismo en España es un master universitario. Para tener una formación reglada hay que ser fisioterapeuta y acceder a los estudios de osteopatía. La principal diferencia está en las técnicas que se utilizan, el osteópata trabaja más con terapias manuales y con una manipulación directa.

¿Cuál es la clave para ser un buen fisioterapeuta?

Lo principal es que te guste tu profesión, yo creo que es fundamental en esta, bueno en todas, pero en especial en las sanitarias. Si no te gusta lo que haces el trato con el paciente a la larga se hace prácticamente insufrible. Todo el que viene a la clínica acude quejándose, si no te gusta lo que haces mal vas. Es muy importante también la formación continua, esto no es terminar la carrera y hacer un master, hay que seguir formándose porque salen técnicas nuevas a menudo. Al final es un trabajo muy sacrificado, echamos muchas horas, pero es la única manera de seguir para adelante.

¿Durante la carrera os preparan de alguna manera para después tener un buen trato con el paciente?

Tienes varias asignaturas, yo tuve una obligatoria que era psicología, la cual te daba alguna pauta, y luego había otra optativa que se llamaba “El enfermo y su entorno”, pero al final es la práctica lo que más te enseña. El primer día que te plantas frente a un paciente todo eso se te ha olvidado. La experiencia hace mucho, el ver a personas muy diferentes, ya que ante una misma patología no todo el mundo responde igual. Unos se lo toman peor que otros, sobre todo por evolución, hay personas que tardan más en ir viendo resultados y no les importa, sin embargo otros se ponen nerviosos, hay que ir capeando a cada paciente.

Hay muchas personas que acuden a vosotros cuando ya no pueden más, ¿se puede prevenir con la fisioterapia?

La fisioterapia puede prevenir siempre, pero eso no quita que alguien con una patología, aunque haga un tratamiento de prevención, no empeore. Algunas patologías son degenerativas, por ejemplo un problema de artrosis, tú a esa persona puedes tratarle su sintomatología y prevenir que no aparezca el dolor o que aparezca de una manera más lenta, pero la enfermedad seguirá ahí. Lo mismo pasa con las hernias discales, se puede prevenir que empeore, pero si de verdad quiere atajar el problema tendrá que someterse a cirugía. Venir de una manera regular evitará tener crisis agudas, los pacientes notan mucho si por diferentes razones tienen que faltar a alguna sesión.

¿Cuál es la parte más gratificante de tu profesión?

Lo fácil sería decirte que cuando alguien mejora ¿no? Pero a mí lo que más ilusión me hace es cuando llevo mucho tiempo sin ver a un paciente cuatro o cinco años, y de repente me manda a alguien. Eso significa que a esa persona no le ha hecho falta volver, y que cuando estuvo aquí quedó contento.

Carlos Peña en la puerta de la Clínica

¿Y lo peor?

Cuando tienes un paciente y no consigues que mejore. Hay gente a la que al final le tengo que decir que deje de venir, que busque otro profesional u otra terapia alternativa, aunque confíen en mí y se empeñen en seguir viniendo. Cuando esas cosas pasan, porque pasan y lo admito, es que no estás dando con la tecla correcta. Es duro decirlo, pero hay gente que sabes no va a mejorar. En un accidente de tráfico, por mucho que una persona quiera recuperarse contra las secuelas no se puede luchar, podemos minimizarlas, pero siempre van a estar ahí. Yo lo paso mal, porque piensas en si podrías haber hecho otra cosa antes, le das muchas vueltas a la cabeza.

Tú has trabajado con deportistas ¿cómo es ser fisioterapeuta de un equipo de futbol de primera división?

Yo estuve trabajando en el Atlético de Madrid cuatro años, es muy diferente a trabajar cara al público en general, en principio por la edad del paciente. Profesionalmente te mueves entre los dieciocho y los treinta y cinco años, generalmente mejoran más rápido, la edad es fundamental en esto. La capacidad de regeneración que tiene una persona joven no tiene nada que ver con la de una mayor. Los deportistas profesionales tienen una gran preparación física, su musculatura y articulaciones están preparadas para hacer grandes esfuerzos. Fundamentalmente hay que destacar los tiempos de actuación, aquí me vienen pacientes con una evolución de días, semanas, meses e incluso años, allí tu coges la lesión desde el minuto uno, eso hace que cambie mucho.

Carlos Peña

Fisioterapia y rehabilitación

C/Oslo 12 local

91 313 26 64

www.fisioterapiacarlospena.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal