martes, abril 16, 2024

Cómo sobrevivir a una primera cita desastrosa: ejemplos y consejos

Por ALISE

La primera cita es el momento perfecto para determinar si se desea continuar conociendo a alguien. Para que la experiencia sea positiva es recomendable que se den 3 elementos: la intriga, el intercambio y comparación de valores, y la atracción física.

Cuando dos personas quedan para conocerse intentan descubrir si hay chispa, algo que se revela cuando se conversa de cosas cotidianas. Muchos cometen el error de empezar hablando de sus sueños y lo que buscan en sus parejas, mientras que la otra persona seguramente piense “no te conozco, ni siquiera sé si tenemos chispa como para saber si quiero conectar a ese nivel”. Así que, habla de tus valores para ver si los de ambos están alineados, pero hazlo sin mucha profundidad, porque así le dejarás con ganas de saber más.

Cuando la cita se termina, algunos acaban pensando “qué buena cita, me gustó conversar con él/ella…pero no sé si le gusto”. Esto es porque no hubo nada de coqueteo ni atracción. El contacto visual, acercarse un poco más, tocarse el brazo, darse la mano o un beso… son algunas pistas que indican que sí hubo cierta química entre ambos. Aunque si hay chispa y tensión física, pero no hay intercambio de valores, esa conexión se queda en vacile, no transciende. No acabará en nada serio (si es lo que se busca) porque no hay gancho emocional.

En este artículo te cuento algunos consejos y ejemplos de primeras citas desastrosas de diferentes mujeres para que puedas aprender de ellos y sobrevivir a tus próximos encuentros.

Desastre ramen-tico

Mi primera cita fue en un japonés comiendo ramen. Yo intentaba absorber los fideos de la mejor manera posible, pero cada vez que lo hacía saltaba el caldo y lo manchaba todo. Y qué decir de los palillos… era incapaz de coger cualquier cosa, se me resbalaba todo y acabé pidiendo un tenedor. Fue bastante vergonzoso, pero mi cita debió divertirse tanto que hasta me pidió una segunda«

En otra galaxia

Un chico que me llevaba tiempo hablando por Instagram me escribió para quedar a tomar algo. Fuimos a un bar, pero su actitud fue bastante rara porque cuando le hablaba, él miraba todo el rato a las paredes, a la nada, en vez de mirarme a mí, que le estaba hablando. Además, se levantaba para ir al baño sin avisar. Luego volvía, se sentaba y empezaba a comer como si nunca hubiera comido (bastante desagradable, la verdad). Al final de la cita, él tomó la decisión de que nos íbamos, se levantó y se fue a pagar. No entendí nada

De cita a guardería

Quedé con un chico a comer y cuando llegamos al restaurante, él se puso a jugar un videojuego en el móvil y estuvo así todo el rato. Le hablaba, pero me contestaba con monosílabos. Además, se pidió un Cacaolat mientras que yo me tomaba una cerveza. No tengo nada en contra de esa bebida, pero entre eso y el videojuego, parecía que tenía una cita con un niño pequeño

Alti-bajos amorosos

Un día conocí a un chico que me parecía muy guapo, alto y con los ojos azules. Me pidió mi Instagram y quedamos para tomar algo. Cuando se presentó estaba muchísimo más bajito y no tenía los ojos azules. Y me contó que es que el día que nos vimos llevaba unas alzas en los zapatos que le hacían mucho más alto, además de unas lentillas de colores. Entonces, yo de repente iba con un chico al que ni reconocía y que parecía mi hijo de lo bajito que era. Para no herirle, me hice la enferma y le dije que me encontraba super mal y me tenía que ir

Estas no han sido de las peores primeras citas, pero se pueden sacar algunas moralejas de las que se pueden aprender. Aunque si quieres que una primera quedada no acabe en desastre, te dejo varios consejos que te pueden ser de utilidad:

Mejor haz planes cortos. Nada de comer o cenar (a no ser que os conozcáis de antes). Mejor queda para tomar algo, es más barato y rápido (por si tienes que huir). Si te encuentras en una situación incómoda y desagradable, utiliza la llamada de emergencia. Evita: citas en el parque a pleno día, ir al cine o a bares (antros), ver películas en casa, comer en el coche, entre otros.

Nada de ex. Evita hablar demasiado de tus relaciones anteriores, son pasado y deberían importar poco. Además, indicaría que no lo has olvidado y sigues obsesionado.

No hables todo el rato de lo mismo (no seas monotema) y que no parezca una entrevista. No quieras saberlo todo haciendo demasiadas preguntas, no es una entrevista, deja que fluya la conversación.

Deja claro qué tipo de relación estas buscando (algo casual, a largo plazo…) para que no haya malentendidos.

Un consejo extra. Si quieres que tu primera cita salga bien o sea inolvidable te recomiendo que no hagas preguntas que parten de la lógica (a qué te dedicas, qué te gusta hacer…) sino de la emoción (por qué te gusta hacer eso, qué es lo que te apasiona…). Si apuntamos hacia la emoción de las cosas, logramos crear un vínculo significativo, que es lo que nos hará inolvidable.

¡Cuéntanos si has tenido alguna primera cita desastrosa! Escríbenos y las publicaremos de manera anónima.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal