miércoles, agosto 17, 2022

Dime como son tus ojos y te diré como maquillarte

Texto: Ania Iglesias

Entre los numerosos interrogantes que se puedan tener en relación a la forma de maquillarse, los ojos son sin lugar a duda los que más preocupación e incertidumbres crean porque, junto a la boca, se trata del órgano que comunica las emociones. Pero ¿Cuáles son los colores que te favorecen? ¿Qué forma te conviene? ¿ Qué estilo que te identifica?

Somos seres irrepetibles, no existe rostro idéntico a otro ,por ello a la hora de maquillar los ojos hay que tener en cuenta varios factores como el tamaño, su proporción en relación al tamaño del rostro, el espacio que los separa , el color y el tamaño del iris, la forma , su orientación, el volumen de los párpados y, por último, el tipo de ceja y su ubicación en relación al ojo. 

Siguiendo las recomendaciones de una de las maquilladoras mas relevantes de nuestro país Corinne Pérez, que estuvo presente en la prestigiosa feria Cosmobeauty Barcelona 2022 sectores peluquería-uñas-maquillaje-barbería, hay que tener en cuenta lo siguiente:

Ojos redondos. Sí lo que deseas es potenciar la expresión soñadora y alegre, los debes maquillar respetando su forma, con sombras suaves y difusas.  Pero si tu intención es la de almendrarlos, traza un fino eye liner desde el lagrimal engrosándolo poco a poco hasta llegar al extremo exterior. Un lápiz delineador oscuro sobre la línea de agua ayuda también a almendrar el ojo, mientras un tono claro podría redondearlo de forma excesiva.

Ojos almendrados. Se entiende la forma almendrada como la “ideal”. Son ojos muy equilibrados y con un tamaño de párpado móvil proporcional al superior. se prestan a todo tipo de estilos, tanto para looks misterioso, smoky eye, como maquillajes gráficos, estilizados con eye liner y cuenca reforzada.

Ojos rasgados. Caracterizan a la raza oriental. Se diferencian por una cuenca prácticamente inexistente creando un efecto de párpado único, y por el pliegue del párpado que se une con la línea de las pestañas y se solapa sobre el lagrimal. La falta de diferenciación entre el párpado móvil y el superior limita las posibilidades de maquillaje, haciendo que resulte complicado reforzar la cuenca. El sombreado que mejor se adapta a este ojo es el Smoky eye, degradando el color desde el inicio de la pestaña superior hasta la parte superior de la cuenca.

Ojos ascendentes. Le aportan mucha energía a la mirada, son muy dinámicos, pero una ascendencia excesiva puede crear una expresión agresiva. Dependiendo de la inclinación del ojo, se recomienda usar sombras por debajo de la línea inferior para compensar su orientación, lograr una orientación más horizontal y suavizar en consecuencia la mirada. Se puede moderar también el efecto redondeando con un eye liner en el centro del párpado móvil.

Ojos caídos. Se trata desgraciadamente de una característica frecuente, sobre todo en edades avanzadas, que se considera a menudo un defecto porque crea atonía y tristeza. Se corrigen muy fácilmente, siempre con con el objetivo de dinamizar y “alegrar” la mirada. Mientras se empleen sombras claras en lo alto del párpado superior para tonificarlo, la forma del ojo se transforma con delineadores tales como lápices o eye liner, que se esbozan ascendentes para contrarrestar la atonía. El uso de un lápiz oscuro dentro de la línea de agua frena también su caída. Respecto a la máscara de pestañas, es necesario evaluar si aplicarla en la línea inferior, porque podría acentuar la caída del ojo.

Ojos hundidos.  Se refiere a ojos muy retraídos dentro de la órbita ocular. Suelen tener una forma redondeada. En algunos casos, el efecto de ojos hundidos se debe a un arco superciliar demasiado proyectado.
Suelen ser complicados de maquillar porque, además de percibirse oscuros por la profundidad, les suele acompañar ojeras muy pigmentadas. El trabajo principal radica en aclarar los ojos o, más importante, no oscurecerlos bajo ningún pretexto.
En caso de ojeras pigmentadas, recurrir a correctores rosados o anaranjados según el color de la piel; iluminan de inmediato la mirada.

Ojos proyectados (o saltones).  El volumen y el tamaño de su párpado móvil crea sensación de mirada muy receptiva. Su forma es redonda y resulta complicado almendrarlos e imposible rasgarlos. El párpado móvil, además de ser muy proyectado, se diferencia mucho del párpado superior por una cuenca muy marcada. El trabajo de maquillaje consiste en sombrear el párpado móvil para suavizar la proyección, sin alcanzar a entrar dentro de la cuenca. Se recomiendan sombras de intensidades medias. Las oscuras resultan demasiado duras bajo una cuenca muy pronunciada, y las claras se deben evitar para no acentuar la proyección de los ojos.

Ojos separados. Se refiere a ojos separados cuando el espacio que los distancia es superior al tamaño de un tercer ojo. Tiene por efecto, dependiendo de la forma del ojo, crear una sensación de mirada dispersa.  Se requiere sombrear la zona interior del ojo con colores oscuros porque ayuda a concentrar la mirada. El delineado del maquillaje “Eye cat” o “foxy eye” suele ayudar a contraer los ojos, porque estira el lagrimal hacía el tabique de la nariz. Sombrear suavemente desde la cuenca del ojo hasta el tabique de la nariz, estiliza y concentra la mirada.

Ojos juntos. Se consideran ojos juntos cuando el espacio que los separa es inferior al tamaño de un tercer ojo. Suelen endurecer la mirada, creando una expresión seria y dura, aún más cuando el tabique de la nariz está muy marcado.
Se suelen corregir aplicando colores claros en la parte interior de los párpados móviles. Cuando la anchura del rostro lo permite, se recomienda estirar el sombreado hacía fuera.
Se puede también ensanchar el espacio que separa las cejas con algo de depilación, consiguiendo un efecto más relajado.


En cuanto a las cejas desempeñan un papel fundamental en la expresividad de los ojos.  Podemos sombrearlas o unirlas, para endurecer la mirada;  elevarlas, para iluminar, separarlas o afinarlas, para dulcificar la expresión, etc.  Para determinar las correcciones de una ceja, hay que tener en cuenta el color, la inclinación, la ubicación, el espesor y la forma.
Respecto al color mientras las cejas claras dulcifican la mirada, las oscuras aportan fortaleza de carácter. La orientación ascendente dinamiza la expresión, mientras la descendente crea atonía.
La feminidad de la curva suaviza la mirada, mientras el ángulo aporta fortaleza de carácter.
El espacio que separa las cejas debe corresponder aproximadamente al tamaño de un ojo. Iluminan la mirada cuando se ubican altas en el arco superciliar, mientras endurecen cuando invaden el párpado superior y se acercan a la cuenca.
la cejas tupidas corresponden a un rasgo masculino, por lo que fortalece la expresión. Las cejas finas suelen crear una sensación de fragilidad y delicadeza.

Al margen del tamaño y de la forma del ojo, el color del iris desempeña un papel fundamental

Si tu ojo es AZUL  y eres una apasionada de las sombras azules busca los azules que contrasten mucho es decir o muy oscuros o muy claros, aunque sin duda todas las tonalidades que lleven rojo en su mezcla serán los mas favorecedores para ti.

Si tus ojos son VERDES, todos los colores de sombras derivados del naranja y rojizos los favorecen.

Los MARRONES se pueden maquillar con cualquier otra tonalidad, siempre y cuando armonice con el ambiente cromático del resto de la persona.

Como ya dijo Friedrich Hebbel los ojos son el punto donde se mezclan el alma y el cuerpo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal