miércoles, agosto 17, 2022

Estar con los abuelos no solo son vacaciones, son recuerdos para siempre

Texto: Alexia Bonanno

Ayer 26 de julio se celebró el Día Internacional de los abuelos, una fecha importante para estos referentes en la vida de los nietos y más durante estas fechas veraniegas

Empiezan las vacaciones, cierran los colegios y las horas libres se multiplican para los niños. Sin embargo, para los padres no es tan fácil. Siguen trabajando y no pueden permitirse ocuparse de ellos durante el día. Podrán en el mejor de los casos coger un par de semanas para pasarlas con sus hijos. Claro, existen posibilidades para ocuparlos como las escuelas de verano o los campamentos, pero seguramente la más enriquecedora sea la de juntar generaciones. Irse con los abuelos.

Siempre que para los mayores no les suponga demasiado trabajo y que no les ponga en peligro. Esta reunión es seguramente la más beneficiosa para ambas partes, sin contar para los padres. Estos últimos pueden así despreocuparse, dejar a los peques con los abuelos. No solo se trata de ocupar a todos y buscar una solución durante el verano, es ante todo crear el combo perfecto y los mejores recuerdos.

¿Qué les puede aportar a los abuelos ocuparse de sus nietos?

Si le hago la pregunta a mi abuela que junto a mi abuelo nos han tenido dos meses cada verano con ellos, solo hay aspectos positivos sin contar el hecho de que “¡no comíais nada!”. Estar con los nietos les hace estar más activos. Hay que estar pendiente de la noche a la mañana; “Estábamos más activos porque no quedaba otro remedio, debíamos teneros entretenidas todo el día”. Y es que la actividad no solo permite mejorar el estado físico, también el mental, al aumentar el rendimiento cognitivo. Podríamos también añadir que de cierta forma también los nietos, según la edad, ayudan a los abuelos a manejar las nuevas tecnologías. Pasar tanto tiempo juntos permite estrechar lazos, crear vínculos afectivos muy fuertes y conocerse mejor. No solo es un intercambio de risas o de broncas, es muchísimo más. Se crean recuerdos y una noción de familia más desarrollada. Se pueden contar anécdotas y experiencias que expliquen a los peques de dónde vienen para ayudarles a ir más lejos pero sobre todo se transmiten valores e ideas. Es importante que los mayores expliquen su historia para ayudarles a crecer. Otro beneficio para los abuelos es que se sienten útiles, aunque se sepa de sobra que no son solo útiles sino necesarios. Ocuparse de los nietos permite por una parte dejar a los padres cierta tranquilidad, pero también les otorga una plaza en la vida de los nietos, haciendo de ellos protagonistas en la vida de los peques.

¿Y para los peques?

Solo hay beneficios con el tiempo. Los abuelos son una fuente de conocimientos, no siempre tienen la razón, pero son una fuente con una perspectiva diferente con la que los niños no se cruzan habitualmente. Primero están los recuerdos. Los momentos felices que un niño se lleva a su vida de adulto le permiten construirse y saber cómo afrontar el mundo. También se descubren sentimientos, emociones y la noción de familia. Esta viene de una historia y cada niño se merece recibir ese legado.

En segundo lugar vienen los valores. Los abuelos tienen una concepción de la vida, por así decirlo, un poco anticuada, aunque no se pueda generalizar. Sin embargo, al no estar tan implicados como los padres en la educación y tener a menudo el rol de “poli bueno” tienen otra manera de explicar las cosas, centrándose más en los valores y contestando a los “porqués”.

Y por último está la diversión. Los abuelos retornan en infancia y comparten los mejores momentos con los peques. Se juega a las cartas, de cuentan historias, hacen actividades juntos y sobre todo comparten risas y momentos.

Llevo más de veinte años compartiendo vacaciones con mis abuelos. Si al principio eran mis padres quien me enviaban ahora soy yo la que toma la decisión de ir. Rosa y Eladio no solo me han enseñado a jugar a las cartas y a nadar. Me han enseñado a no abandonar, a seguir adelante y a respetar al próximo. No hay día en que no me acuerde de ellos y la verdad es que siempre son recuerdos de esas vacaciones. Esos momentos han sido positivos, tanto para mí como para ellos y por esto lo aconsejaría a todo el que pueda mandar a sus hijos con los abuelos, siempre que no suponga demasiada carga para estos.  

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal