lunes, mayo 27, 2024

Familias en transformación: Una mirada a los múltiples modelos familiares de hoy

Por Jaime Carrancio

A lo largo del tiempo, la idea de familia ha cambiado mucho. Antes, la gente pensaba que una familia era solo papá, mamá y los hijos. Pero ahora vemos que las familias pueden ser de muchas formas diferentes. Pueden ser familias con un solo papá o una sola mamá, o pueden ser familias que adoptan niños. También hay familias que se forman de nuevo cuando dos personas con hijos de relaciones anteriores deciden vivir juntas. Incluso hay familias donde varias personas cuidan y crían a los niños juntos.

Además de estas formas más conocidas de familia, también existen otros tipos menos tradicionales. Por ejemplo, algunas personas forman familias con amigos cercanos, creando una red de apoyo y cuidado mutuo. También hay quienes eligen vivir en comunidades intencionales, donde varias familias comparten recursos y responsabilidades. Asimismo, en la era moderna, el avance de la tecnología ha permitido que las familias se extiendan más allá de las fronteras geográficas, manteniendo vínculos estrechos a través de la comunicación en línea y las visitas periódicas. Estos cambios reflejan una comprensión cada vez más amplia y flexible de lo que significa ser una familia en el mundo contemporáneo.

La familia tradicional, también conocida por la familia nuclear, está compuesta por una madre, un padre y sus hijos biológicos. Aunque este modelo ha sido predominante en muchas sociedades a lo largo de la historia, su incidencia está disminuyendo en comparación con otras formas de familia.

Seguido, encontramos las familias monoparentales. En estas familias, hay solo un progenitor que se encarga de la crianza y el cuidado de los hijos. Se origina de ser resultado de divorcios, viudez, decisiones personales o circunstancias específicas del entorno. Aun así, este tipo de familias pueden llegar a construir un entorno con mucho más amor, aunque este formada por menos miembros.

También, encontramos familias extensas o las familias ampliadas. Estas familias incluyen parientes adicionales además de los padres e hijos nucleares. Abuelos, tíos, tías y otros familiares pueden vivir juntos o en cercanía física, compartiendo responsabilidades y recursos.

Otro tipo de familia son las familias adoptivas. Estas familias incluyen a padres que han adoptado hijos legalmente. Pueden consistir en parejas heterosexuales o del mismo sexo, así como individuos solteros, que han decidido traer a niños que no son biológicamente suyos a un hogar lleno de cariño.

Hay casos conocidos como las familias de crianza temporal. En estas familias, los padres temporales cuidan de niños que no pueden vivir con sus padres biológicos debido a situaciones como abandono, abuso o dificultades financieras. La crianza temporal puede ser un paso previo a la adopción o una solución temporal hasta que los padres biológicos puedan hacerse cargo nuevamente.

Un tipo de familia que está creciendo en la actualidad son las familias de crianza cooperativa: varias personas (no necesariamente relacionadas biológicamente) se unen para criar a los niños juntos. Esto puede incluir amigos cercanos, vecinos o miembros de una comunidad intencional que comparten valores y objetivos de crianza similares.

Por último, pero no menos importante, encontramos las familias LGBTQ+. Son familias formadas por parejas dentro del colectivo que pueden criar hijos biológicos, adoptivos o concebidos mediante técnicas de reproducción asistida. La diversidad de estructuras familiares dentro de la comunidad LGBTQ+ refleja la variedad de experiencias y elecciones de vida de las personas dentro de esta comunidad. No solo consisten en familias formadas por dos padres o dos madres, pueden darse multitud de situaciones.

En todas estas familias, ya sean con mamá y papá, con un solo padre o madre, con padres adoptivos o cualquier otra forma, los hijos pueden recibir el mismo amor y apoyo, aunque cambie el entorno. Cada familia pueda ser diferente, lo importante es que los padres estén ahí para educar y cuidar a sus hijos, brindándoles todo el amor y la atención que necesitan para crecer felices y sanos. Lo esencial es el amor y el compromiso de los padres, más allá de cómo esté estructurada la familia.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal