martes, noviembre 29, 2022

GUSANOS MANCHEGOS APTOS PARA EL CONSUMO HUMANO

Texto: M.O. / Fotos: Clemente y Alfaro.

Dos mujeres jóvenes y emprendedoras de Ledaña (Cuenca) apuestan su futuro al “tenebrio molitor”, un nutriente que se puede convertir en un alimento básico en cuestión de pocos años.  No han perdido la cabeza, saben muy bien lo que se hacen.

Amparo Clemente Collado y Jenny Alfaro Losa, son cuñadas y residentes en Ledaña, un pueblecito de Cuenca, en el corazón mismo de la comarca de la Manchuela. A sus 27 años estas dos jóvenes, una maestra y una esteticien, han optado por reinventarse y convertirse en mujeres emprendedoras. En su pueblo ya empiezan a pensar que se han vuelto locas, “creo que para muchos somos un poco frikis”, bromea Jenny. Y no precisamente porque quieran reinventarse y buscar un futuro más esperanzador, no. Sino porque para alcanzar su sueño lo han apostado todo a los gusanos. Como lo oyen, gusanos. No aquellos que todos hemos tenido de pequeños, los gusanos de seda que criábamos en cajas de zapatos, no. Sino concretamente al “tenebrio molitor”, vulgarmente conocido como el gusano de harina.

Un buen día, mientras hicieron un parón para comer y dejaron los champiñones a un lado -porque ambas trabajan en Champiñones Clemente, una pequeña empresa familiar con la que actualmente se ganan la vida-, viendo las noticias en la tele se les ocurrió la idea. “Nos llamó la atención dos chicos de La Roda, también manchegos, que se habían lanzado a la cría de grillos para el consumo humano y nos picó la curiosidad”, cuenta Amparo. “De ahí empezamos a investigar y a estudiar las posibilidades de hacer algo parecido. Nosotras teníamos ya la infraestructura para la crianza de insectos, que ya es mucho, estos chicos nos estaban diciendo que había una auge en el sector, sólo faltaba darle forma a la empresa y ahí estamos”, añade su cuñada Jenny.

Tienen medio millón de gusanos.

Alto contenido en proteína

Desde entonces, Amparo y Jenny no han parado de investigar, a pesar de las chanzas y bromas que deben soportar por algunos de sus vecinos. “Es lógico –le resta importancia Amparo-, piensas en gusanos y en comer gusanos, y dices ¿estás locas? En principio es algo que te echa para atrás, da un poco de asco. En España no es muy común comer insectos como ocurre en otros países asiáticos, por ejemplo”. Pero no se trata precisamente de comer unos gusanos fritos o en ensalada, el proceso es mucho más complejo y productivo para el consumo humano y animal. “Lo que hay que entender es que el gusano de harina tiene un alto contenido en proteína, entre un 60 y un 70 por ciento, eso es lo que le hace tan valioso. Ahora mismo ya se le está dando muchas salidas, por ejemplo, para la elaboración de piensos y como sustitutivo de la soja”, quiere aclarar Jenny para que entendamos cuan de importante es su idea empresarial.

La salida de la cría y cultivo del “tenebrio molitor” es bastante diversificada. “Por un lado se puede emplear como harina para ganado, de hecho así alimentan muchas granjas e industrias a pollos, cerdos, vacas… También se emplean mucho en las piscifactorías y como sustento para las mascotas, perros y gatos. Y lo más innovador es como harina de repostería para el consumo humano. Con este harina también se puede hacer pasta o snacks, por ejemplo”, explican las dos jóvenes.

Si hubo algo que animó a estas emprendedoras a no tirar la toalla y a afianzar su idea empresarial es que la Unión Europea lo ha reconocido como acto para el consumo humano en España. Además “el gusano es una especie digamos más sufridora, más resistente a plagas y a la climatología”, asegura Amparo.

“Hay algo que es vital y es que abarata los costes –nos explican-, esto es lo que lo hace más atractivo desde el punto de vista empresarial. Tener una granja de gusanos en mucho más barato que tener una granja de pollos. A los pollos tienes que alimentarles, a eso súmale gastos de luz y agua, lo que incrementa los costes. Mientras que un gusano no necesita tantos requisitos, por ejemplo, comen patata y de ahí extraen el agua necesario para su supervivencia”.

Gusanos de Harina

Con el permiso de la Unión Europea

“Nuestra intención es venderlo como alimento vivo, aunque parezca mentira no hay tantos. Pretendemos criarlos para hacer colonias, actualmente tenemos unos 500.000 gusanos. Después se trata de venderlos a esas empresas que lo requieren para el suministro de piensos, etc. No trabajamos con integradoras, podemos venderlos a quien queramos”. Escuchándolas hablar te contagian su pasión y te das cuenta de que lo tienen muy bien pensado. Saben que las prisas no son buenas. La paciencia y trabajar duro son las reglas de oro para ver materializada su idea. “Aunque la Unión Europea lo aprobó el pasado enero, tenemos que esperar a junio o julio cuando por fin saquen la reglamentación exacta para la cría y comercialización de los gusanos”, quieren recalcar.

De momento Amparo y Jenny continúan investigando el sector. Están preparando toda la documentación necesaria para la constitución de su empresa y así conseguir las licencias necesarias. Su pretensión es solicitar a la Diputación de Castilla-La Mancha una ayuda para jóvenes ganaderos. La burocracia y el camino no es fácil, pero lo importante para ellas es “no desistir, la idea es buena y tiene futuro, no cabe duda”. Ganas de trabajar no les falta y es, según ella, una manera de reinventarse en estos tiempos. “La gente todavía no tiene muy claro qué es lo que estamos haciendo, todavía siguen preguntándonos ¿pero qué estáis haciendo con los gusano? Les mata la curiosidad”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal