viernes, junio 21, 2024

Javier Cuenca: “En realidad no sé si tengo un estilo, yo creo que hay muchos mezclados”

Texto y Fotos: Sandra Cuenca

Javier Cuenca nació en Madrid, es periodista y lleva creando canciones desde los 20 años. Acaba de presentar su último single con “Nieve Sandia”, “1967”, inspirada en un disco de Los Beatles.

Nunca se ha rendido y sé, que no lo hará nunca. Las cosas para él no han sido fáciles, sin embargo, ha seguido componiendo y creando verdaderas maravillas con su guitarra. La música es una parte importante en su vida, le gusta escribir y lo hace muy bien. Cada canción que crea es una pequeña historia contada casi en verso, hecha para acompañar con acordes y conseguir que el público cierre los ojos e imagine cada canción, casi como si fuera suya.

Javier Cuenca comenzó en la música de una manera casual, aunque reconoce que siempre le ha gustado la música, ya que de pequeño solía inventar canciones. “Pero creo que fue el hecho de que me gustaba escribir, unido a la afición por escuchar música, lo que me hizo plantearme lo de componer”, reconoce el artista. A los 19 años se compró una guitarra sin tener ni idea de tocar, y gracias a lo que aprendió con amigos que sabían y algunas nociones básicas que le enseñó su primo, empezó a hacer canciones con dos o tres acordes, “muy malas en general”, recuerda entre risas. Le parece curioso que las canciones que hacía en aquella época tenían muy poco que ver con la música que escuchaba, “nunca lo he entendido bien, incluso ahora que pienso en ello, pero supongo que era porque en realidad tenía muy poca idea de hacer música, de armonía y esas cosas, y componía lo primero que se me pasaba por la cabeza. Un desastre”.

Si echas la vista atrás, ¿cómo ha sido tu trayectoria en la música?

Pues yo diría que ha sido peculiar. Ahora la veo como un constante aprendizaje. Al principio iba a emisoras de radio y a programas de televisión, donde enseñaba mis canciones y me trataban muy bien. En 1992 saqué mi primer disco con un sello pequeño (el que publicó lo primero de “Modestia aparte”), pero apenas tuvo promoción. A partir de ahí entré en un proceso de reflexión para ver por dónde quería tirar, y hasta ocho años más tarde no publiqué mi segundo disco, con otra compañía que tampoco hizo mucho. Ahí la producción era más sólida (trabajé con el guitarrista Antonio Toledo y con muy buenos músicos) y supongo que las canciones también lo eran, pero seguía cogiendo influencias de aquí y de allí, sin acabar de encontrar la línea por la que quería tirar. En fin, para no hacerlo muy largo, digamos que después he publicado cuatro discos más con mi nombre, también distanciados en el tiempo y con distintos productores, todos ellos autoeditados, y cada nuevo trabajo creo que ha sido algo mejor que el anterior. Poquísima promoción, tocar en diferentes lugares sin demasiado público… Como te digo, una trayectoria peculiar.

¿En qué te inspiras a la hora de componer?

Bueno, en muchas cosas, aunque sobre todo en vivencias, en cosas que observo y en otras que imagino y que mezclo con cierta realidad. También el cine y la literatura me sirven muchas veces de fuente de inspiración. No hay algo concreto, generalmente voy dejando que las ideas fluyan.

¿Cómo calificarías tu estilo musical?

La verdad es que no lo calificaría de ninguna manera. En realidad no sé si tengo un estilo, yo creo que hay muchos mezclados, sobre todo al principio, aunque en la última época he ido depurando ideas, decantándome por algunas músicas concretas como el jazz, el soul, el blues, la bossa y ahora el pop, con toda la modestia y sin ser un experto en ninguna de ellas, tomando elementos de aquí y de allí y llevándomelos a mi terreno.

Háblanos de “Nieve Sandía”

Pues es el proyecto en el que estoy ahora mismo inmerso. Hace unos cinco años escribí una canción titulada “Estilo pop” para un taller del Micro Abierto del Café Libertad 8. Allí, una vez al mes el coordinador, Andrés Sudón, propone un tema y los participantes llevan canciones. En aquella ocasión el tema era la palabra “pop” y yo hice una canción en esa línea. Cuando la terminé pensé que me gustaría explorar más ese estilo, hacer canciones más desenfadadas, menos intimistas y más frescas, por decirlo de alguna forma. Pensé que ese proyecto no podía ir firmado con mi nombre, que tenía que empezar de algún modo de cero y darle una concepción de banda de pop de toda la vida, incluso pensé en la posibilidad de buscar un o una cantante mientras que yo sólo me ocuparía de hacer los temas. Y así surgió “Nieve Sandía”. A “Estilo pop” le siguieron otras canciones y cuando tuve cinco me planteé grabar un disco, un EP para ver cómo iba funcionando el proyecto. Contacté con un productor, Carlos René, cuyo trabajo conocía y apreciaba, y nos pusimos manos a la obra. Le planteé lo de buscar otro cantante, pero él me dijo que mi voz funcionaba y resultaba creíble. Lo que sí tuvimos claro es que necesitábamos una voz femenina para dar el contrapunto. Y ahí es donde entra Cristina Salvador, la cantante que aparece junto a mí en el disco y que fue todo un hallazgo.

Tu nuevo single, 1967, ¿cómo nace?

Nace en el verano de 2019, unos meses antes de presentar en directo nuestro primer disco. Después de esas cinco canciones hice algunas más, y esta fue una de ellas. Está inspirada en la fascinación que me produjo “Sgt. Pepper’s”, un disco que descubrí gracias a un amigo y que me dejó absolutamente flipado. Yo conocía la música de los Beatles, pero sobre todo sus grandes éxitos de la primera época. Sin embargo, desconocía su etapa más psicodélica y él me la descubrió. De algún modo creo que le debía a este disco y a ese amigo una canción y ahora era el momento de hacerla. El título alude al año en que se publicó esa inabarcable obra maestra, en la que todavía descubro cosas cada vez que la escucho.

¿Qué tipo de música te gusta escuchar?

La verdad es que escucho de todo, depende del momento, y siempre que tenga calidad, no me interesa nada lo trivial, lo convencional en su sentido más simplista. Me interesa mucho el jazz con sus diferentes conexiones, el pop, el soul, el rock, el blues… Pero también escucho flamenco, folk, música clásica, por supuesto, ya te digo que cosas muy distintas.

¿Cómo sueles componer? ¿Con qué instrumento?

Siempre he compuesto con la guitarra, y sigo haciéndolo. Me hubiera gustado tocar también el piano, es un instrumento muy interesante, pero de momento continúo con la guitarra.

¿Cómo ves el panorama musical en España?

Bueno, supongo que hay luces y sombras. Ahora, con esto de la pandemia, lo de tocar en directo algo complicado. En cuanto a lo que se publica, hay cosas muy interesantes que conviven con otras que a mi juicio carecen de interés. Pero es lo que hay. Muchas veces lo que más se promociona no es lo más destacable en cuanto a calidad, y hay cosas muy desconocidas que merecen mucho la pena.

¿Hasta dónde te gustaría llegar con la música?

Nunca he tenido grandes aspiraciones en ese sentido. Me gusta escribir canciones, grabarlas y tocarlas en directo. Lo que siempre me ha interesado es poder mostrarlas, que la gente tenga la posibilidad de escucharlas, lo cual no es fácil, al menos no lo ha sido en mi caso. Más que atraer a grandes multitudes, siempre he pensado más en un número razonable de seguidores, los suficientes para poder organizar conciertos y continuar grabando discos.

¿Tienes un músico o banda favorita?

Hilándolo con lo que me preguntabas anteriormente sobre la música que me gusta, te diría lo mismo. Hay muchos músicos y bandas que me interesan: desde los Beatles, a los que antes citaba, hasta John Coltrane, pasando por Deep Purple, Camarón de la Isla o Génesis, por mencionar sólo algunos.

Cuando compones un tema, ¿Qué es lo que te gustaría transmitir?

No me lo planteo. Supongo que la misma sensación que me ha producido a mí hacerlo. Pero lo mejor es que al escucharlo cada cual extraiga de él lo que mejor le parezca, lo que más le sirva. Sencillamente.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal