viernes, abril 19, 2024

La descolonización de los Museos en Píxels

Redacción

Las actuales declaraciones del ministro de cultura Ernest Urtasun sobre la necesidad de descolonizar los museos, abrió el gran debate. Pero este no es nuevo. Ejemplo de ello son las reclamadas por la corte constitucional de Colombia, 122 piezas del tesoro perteneciente al pueblo indígena Quimbaya, y que siguen en el Museo de América de Madrid. El litigio, a día de hoy continúa. La restitución de patrimonio a sus países originales es un tema susceptible de interpretaciones y críticas. Hemos charlado con Daniel Sánchez, creador de Gammera Nest, el laboratorio madrileño de videojuegos que lleva más de una década trabajando mano a mano con museos, entre ellos: Thyssen Bornemisza, El Prado o el Museo Antropológico, sobre la necesidad de arrojar un poco más de luz y claridad a este tema, y esto es lo que nos ha contado.

Gammera Nest, si tuviera que posicionarse en esta polémica de la descolonización de los museos… ¿A favor o en contra?

A decir verdad, es algo que siempre nos hace dudar. Entendemos que muchas de las obras de arte que se conservan en los museos están lejos de sus hogares y lugares de origen por lo que, los habitantes de aquellos países a los que pertenecían, tienen todo el derecho a reclamarlas. Pero, por otro, lado, también entendemos que la función principal del museo es conservar y que eso debería estar por encima de todo. Quizá en su momento las obras llegasen fruto de un expolio peor actualmente, deberíamos priorizar el que estén en el lugar donde más y mejor puedan ser cuidadas y que, gracias a las nuevas tecnologías, el resto de los ciudadanos puedan apreciarlas en todo su esplendor.

Si finalmente se aprobase, ¿Qué oportunidades ve la industria del video juego en ello?

No la industria del videojuego solo, sino la de las obras interactivas. Se podrían conservar réplicas de las obras utilizando tecnología propia de los teléfonos móviles como es la Realidad Aumentada (RA) y así poderlas disfrutar, aunque no las tengamos delante. Es muy interesante cómo ahora se abre un debate sobre algo que existe en soporte físico, cuando no solo el soporte digital puede permitirnos
seguir apreciando esas obras, sino que, con las nuevas tecnologías, esas obras digitales podrían ser tan únicas como si fueran físicas.

¿En la actualidad, con toda la tecnología que existe, por ejemplo, el metaverso, podría ser un buen sustituto a las piezas que tal vez se vean implicadas en esa descolonización?

Como he dicho antes, si bien, la tecnología nunca podrá sustituir la fisicidad y, sobre todo, la autenticidad de esas piezas, poder verlas es cada vez más accesible. Esto implica que, a lo mejor, va siendo el momento de considerar los espacios virtuales para algo más importante que para el mero entretenimiento. Pueden ser espacios de encuentro, de estudio y, sobre todo, espacios en los que compartir las obras. La revisión que ha de hacerse, no se verá frenada, no debería, sino que debería ser más fácil de realizar, si las obras, aunque sea de forma virtual, pueden ser compartidas.

Sabemos que el Museo Thyssen, con quien Gammera Nest ha colaborado con el video juegoNubla, lleva años trabajando con el concepto de descolonización. ¿Se ha abierto la posibilidad de colaboración respecto a este tema?

Ya tocamos este tema hace años. De hecho, en Nubla 2 se habla tangencialmente en el capítulo 1, cuando los personajes pasean por los paisajes que son referencia del Oeste americano. Ya antes también habíamos trabajado en una app que aún está disponible llamada “Viaje al Oeste” donde se hablaba del trato que sufrieron los pueblos nativos del continente americano cuando fueron invadidos por los europeos. Sinceramente, es un tema que siempre nos ha atraído y con el que hemos trabajado también a través de las colecciones del Museo de América y del Museo Antropológico en diversos proyectos.

¿Cuántas veces han tenido que reproducir en sus video juegos reliquias a las que no han podido acceder porque el museo con el que ha colaborado no la tenían?

Curiosamente, sobre todo ha ocurrido en el único proyecto, que es bastante significativo en este aspecto, ya que reproducimos los espacios de un gran palacio italiano, la Reggia di Caserta. Este palacio fue mandado construir por el entonces Rey de Nápoles Carlos, que tuvo que venir a España antes de verlo terminado para convertirse en Carlos III y ser parte de nuestra historia como uno de los reyes más ilustrados. Siguiendo sus gustos y los de su hijo, que quedó en Nápoles como soberano, el palacio tenía todo tipo de lujos y riquezas, además de una gran biblioteca, cultivada por la Reina María Carolina. Por desgracia, el contenido de ese palacio pasó por todo tipo de vicisitudes: Desde la invasión napoleónica que expulsó a los reyes para poner en su lugar a Murat, terremotos por estar cerca del Vesubio e incluso, pasó por él la Segunda Guerra Mundial (en él acamparon tanto el ejército alemán como el aliado cuando se firmó la rendición allí), etc. Durante el desarrollo, dado que el videojuego transcurre a finales del siglo XVIII, hemos trabajado con numerosas obras que ya no están en el palacio y no porque se hayan perdido sino porque, de hecho, están en otros museos, donadas por aquellos que se las llevaron.

Si Gammera Nest, con todo el background que tiene colaborando con museos, pudieran servir de coach del Ministerio de Cultura en España. ¿Qué propuestas le harían al ministro Urtasun?

Estamos muy de acuerdo con su visión sobre los museos, como “organismos vivos, que responden a las cuestiones y debates de su tiempo”. Así los definió y no podríamos estar más de acuerdo. Y, en línea con las propuestas recibidas desde el Consejo Internacional de Museos (ICOM), creemos necesario establecer esos espacios de diálogo e intercambio que solicitan para hacer una revisión de las obras desde un punto de vista del colonialismo. Lo único que añadiría es que esta no debería ser una decisión unilateral de museos y ministerios, debe extenderse a la ciudadanía, no solo de los países que tienen las obras actualmente sino a la de aquellos que fueron expoliados o que, por diversas razones, debieron ceder sus piezas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal