sábado, junio 22, 2024

Los “Casi algo”

Texto: M.G.M.

Hoy en día, entre los jóvenes es el tema más tratado. Los dolores de cabeza, dudas, confusión e incertidumbre que nos traen a todos los “casi algo”. Pero… ¿Qué es exactamente un “casi algo”? Pues como su nombre bien indica, se trata de una persona con la que hablas a menudo, quedas con frecuencia, os gustáis, intimáis, hacéis planes… pero no queda muy claro exactamente qué sois, y parece que no se busca mucho, por alguna de las dos partes, el ponerle un nombre. Hoy en día las relaciones no tienen nada que ver con lo que eran antes. Existe un miedo al compromiso muy fuerte y parece que hay que pasar miles de pruebas antes de cerrar y poner un nombre a una relación. Es por esto por lo que se dice que un “casi algo” duele infinitas veces más que una ruptura.

Cuando empiezas a conocer a alguien y ves que la cosa va avanzando, que no son veces esporádicas si no que habláis y quedáis muy frecuentemente, es muy probable que, si los dos no estáis en el mismo punto, una de las dos personas involucradas comience a darle vueltas de más al tema. ¿Por qué no me pide salir? ¿No le gusto lo suficiente? Generalmente la triste respuesta es que, muchas veces no se está en el mismo punto que la otra persona, y lo que a ti no te vale, a la otra le sobra. Es decir, no necesitan ponerle nombre a nada porque ellos están bien así, sin ataduras, pasándolo bien y ya está. Mientras tú ya te estás haciendo ilusiones de que irá a más, porque al fin y al cabo hacéis vida de pareja sin serlo, y sin las ataduras de fidelidad que eso conlleva. Se dice que duele más que una relación normal, porque te creas ilusiones que al final nunca pasarán, porque cuando no está claro para ambas partes… malo.

En este tipo de casos la comunicación es lo que nos va a salvar de una rotura de corazón inminente, pero es mucho más fácil la teoría que la práctica. Una conversación de este calibre puede ser complicada e incluso incómoda. Generalmente si la otra persona está bien sin definir las cosas, no le va a gustar la idea de hablar de ello. Es ahí cuando tenemos que ser inteligentes y anteponernos a nosotros mismos. Debemos abrir los ojos y salir de ahí cuanto antes porque esa persona no es para nosotros. No estamos en el mismo punto, no queremos lo mismo, lo que el otro quiere no nos es suficiente. Y no pasa nada, está bien, cada uno busca lo que busca y no se puede ir siempre a la par que el otro. Sin embargo, es importante ser conscientes siempre de que, si seguimos ahí, forzando algo que no va a pasar ahora ni nunca, lo vamos a pasar muy mal.

Mi consejo es que tengas una conversación importante acerca de lo que sois y lo que queréis ser, y si no llegáis a una conclusión firme, dejéis de veros. Es muy complicado salir de ahí porque si estás en esa situación es porque evidentemente hay sentimientos de por medio, pero hazme caso, es lo mejor.

Hay muchos, muchos, muchísimos peces en el mar, y estoy segura de que muchos de ellos buscan exactamente lo mismo que tú, así que corta ese rollo cuanto antes, dedícate tiempo a ti mism@, a conocerte, a conocer gente nueva, a evadirte, a pasear, a leer, a salir con tus amigos, a crecer personal y profesionalmente, etc. Y cuando menos te lo esperes aparecerá alguien que te romperá los esquemas y te cambiará la manera de percibir las relaciones y el amor. Alguien con el que sí que estes en el mismo nivel, con el que, si des un paso más, con el que si se ponga nombre a las cosas… alguien con el que crecer, reír y crear momentos. Siempre llega, siempre. Así que ten fe y no te conformes con algo que para ti no es suficiente… nunca. Paciencia, autoestima y amor propio, que ningún “casi algo” haga que te sientas como un “nada”, porque muy pronto llegará tu “todo”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal