miércoles, mayo 22, 2024

Marta Lliteras: «Todo lo que hay a tu alrededor suma como deportista»

Texto: Teresa Loscertales Fotos: Marta Lliteras

Marta Lliteras es una mujer que nació en 1984 en Palma de Mallorca. Ha sido campeona de Europa de Rugby en 2010 y ha logrado el pin olímpico en los Juegos de Río de Janeiro. Además, fue reconocida como la mejor entrenadora de todas las disciplinas en las Islas Baleares en 2017. Marta lucha incansablemente por la igualdad efectiva de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito deportivo.

En la actualidad, Marta es entrenadora en el equipo masculino y femenino de la Comandancia General del Ejército de Tierra Balear. También ocupa el cargo de Manager de la selección española M18 femenina de rugby 7’s, que es una modalidad olímpica. Además de su dedicación al deporte, Marta es socia en una empresa de marketing deportivo junto a otros dos socios.

¿Cómo te involucraste por primera vez en el rugby y qué te atrajo de este deporte?

Siempre he sido una chica muy deportista, empecé a los ocho años con el baloncesto en Baleares. En mi primer año en Madrid, empecé a ir a la universidad de ciencias políticas, pero no tenían baloncesto, solo había rugby. Me costó un poco apuntarme, porque yo venía de un accidente de moto y un traumatólogo me dijo con 17 años que me dedicara al ajedrez, que ya no podría dedicarme más al deporte.

Una amiga de clase me invitó a ir con ella de entreno, ya que realmente conoceríamos a mucha gente de la facultad y tenía muy buena pinta a nivel social. Cuando probé el primer entreno, me encantó, porque en el rugby juegan 15 contra 15, entonces en los entrenos ya estas con 26/28 personas, y claro, una isleña en la gran ciudad… Pues fue de repente conocer a 60 personas en una semana que me acogieron como una familia y que en seguida me ayudaron a buscar trabajo, me ayudaron con los estudios… La verdad es que fue un empezar maravilloso, porque a veces la gente tiene miedo a irse a estudiar a otras ciudades y yo me sentí super arropada.

¿Cuáles son las habilidades y características clave que se requieren para ser una jugadora exitosa?

Para empezar, tienes que tener unos hábitos deportivos previos, sobre todo si empiezas un deporte tan tardío, porque la maravilla es que, las chicas que ya juegan en el rugby olímpico llevan jugando desde que tienen seis años. Esas chicas que juegan desde tan pequeñas, técnicamente, ya son muy buenas. Es necesario tener la cabeza bien amueblada, ser súper disciplinada en el sentido de tener rutinas y unos hábitos en el entrenamiento invisible, que es todo aquello que haces fuera de entrenamiento cunado el entrenador no te ve. Es muy importante dormir, descansar y comer muy bien. Al final, todo lo que hay a tu alrededor suma como deportista.

Has participado en el 2016 en los Juegos Olímpicos de Rio ¿Podrías contarnos un poco la experiencia y qué te ha aportado a lo largo de tu carrera deportiva?

En 2016, me dieron el pin olímpico de Baleares, que es a todos los técnicos y técnicas que han participado de tu comunidad autónoma en unas olimpiadas. Estuve como corresponsal de prensa, con la fundación Pedro de Barco, en la que queríamos transmitir y trasladar cómo vive el deportista y su familia unas olimpiadas. Siempre, desde pequeña, quieres llegar a ser olímpica. Es tu sueño máximo al que puedes aspirar, pero luego también queríamos mostrar ese lado más humano. España se clasificó en la repesca un mes antes, y ver el esfuerzo que tuvieron que hacer las familias a nivel económico es muy bonito, porque los billetes un mes antes estaban carísimos, los hoteles a precios desorbitados, los niveles de seguridad eran enormes, incluso casi nos hacen perdernos el primer partido. Al final, es un carrusel de nervios para las que están convocadas y las que no. Todo esto, lo queríamos contar de la manera más cercana, mostrando que el deporte de élite a veces es cruel, aunque tenga cosas muy bonitas y unas recompensas increíbles.

¿Qué ha significado para ti llevar la camiseta de la selección española?

Íbamos a jugar contra Francia, y verme la primera vez ahí, con la camiseta y el himno sonando… fue increíble. De repente, me di cuenta de todo el esfuerzo que había hecho sin apreciar realmente el valor que tenía. Lo trataba más como un juego, hasta que un día te eligen y acabas jugando ahí.

¿Qué papel crees que desempeña el rugby en los valores de trabajo en equipo, respeto y disciplina?

Es un deporte que sorprende mucho, sobre todo por el respeto que se le tiene a la figura del arbitraje, es inviable que las jugadoras se quejen al árbitro, siempre hay un capitán o capitana que son realmente los únicos que se dirigen al colegial. El público también aplaude, tanto si es de tu equipo como si es del equipo contrario. Siempre intento transmitir lo que llaman “el tercer tiempo”, que es que el equipo local invita a paella y a cervezas al equipo visitante y al árbitro una vez que ya se ha acabado el partido. Es un momento muy bonito, donde también puedes aprovechar para preguntar o comentar cualquier cosa del partido que no hayas entendido. El trabajo en equipo es esencial, al final son 15 personas dentro del campo con un objetivo común que es meter más ensayos que el rival.

Ahora que eres entrenadora de Rugby del equipo masculino y femenino de la Comandancia general del ejército de Tierra balear. ¿Cómo se promueve el trabajo en equipo y la colaboración entre hombres y mujeres en el entrenamiento?

Para mí, lo más complicado fue coordinar los empleos. Yo entreno a soldados, que cuando empiezan pueden ser los más jovencitos, también entreno a sargentos, entreno a tenientes y al final, entre ellos tienen una jerarquía que ya no es entre hombres y mujeres, es ya entre empleos. Fue bastante curioso ver cómo quitábamos esto, en el sentido de que no se podían estar pidiendo disculpas todo el rato, ni cuadrándose a una persona de mayor orden que ellos. Se tiraban casi cinco minutos entre ellos “a la orden, a la orden” y yo me preguntaba: “¿y esto? ¿cuándo va a acabar?”, pero bueno el teniente coronel dijo que cuando estuviera la entrenadora, no había empleos, que cada uno era igual que el que tenía a su lado. Entre hombres y mujeres no hay problemas, porque ya están acostumbrados a entrenar todos juntos, a mí se me ocurrió separarles por peso y creé tres grupos distintos para que los ejercicios los hiciesen con personas más o menos de su mismo peso. Fue maravilloso enseñarles, porque en este caso tenían una potencia física y una disciplinas, que todo lo que decía lo hacían. La experiencia está siendo maravillosa.

¿Crees que a día de hoy sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres en el ámbito deportivo?

Si estamos hablando de diferencias salariales, es abismal, y si estamos hablando de diferencias de cuándo nos dejan los campos y a qué horas, es aún más estratosférico. Aún estamos en el punto en el que, una misma persona de una misma selección en una categoría femenina, entrena a unos horarios y en unos campos que no quieren los chicos, o que la mayoría de personas en las presidencias de deporte en las federaciones, selecciones o clubes suelen ser hombres. No se puede decir ni si quiera que es micromachismo, porque realmente es violencia, violencia física hacia nosotras. El que no tengamos las mismas oportunidades de poder entrenar a las mismas horas, de tener la misma uniformidad o de tener los mismos salarios, sobre todo cuando estas representando a la misma camiseta de cualquier deporte. Yo sí que he entrenado a hombres que realmente son profesionales en rugby, decimos profesionales a los que se dedican a ello al 100% y se les becan con estudios, les dan pisos, coches y se les paga también una dieta y un salario base. Si nos ponemos hablar como entrenadoras, como arbitras o como presidentas, queda muy lejos de alcanzar una igualdad real o efectiva. Desde la asociación para mujer y deporte profesional, hicimos un estudio pionero en Baleares para ver realmente dónde estaban las mujeres situadas, si realmente era una percepción de que no nos vemos reflejadas en las tomas de decisiones o si realmente queríamos cifras objetivas para poder proponer soluciones o que alguien nos pudiese ayudar para que esto evolucionase. En el estudio que hicimos, se vio reflejado que había bastantes puestos a los que no llegábamos ni a un 5% las mujeres. No estamos donde realmente están los salarios buenos, donde realmente están las condiciones mejores.

¿Cuéntanos un poco de la Asociación para Mujeres en el Deporte Profesional?

Soy coordinadora de la Delegación Balear de la Asociación para Mujeres en el Deporte Profesional, asociación cuyo objeto es trabajar día a día por conseguir la igualdad de derechos y oportunidades dentro del deporte, tanto de las deportistas como mujeres vinculadas al mismo. Y estamos de enhorabuena porque hemos conseguido acompañar la aprobación de la nueva ley del deporte 2023, cierra muchas horas de reuniones y de debates con las asociadas y con los diferentes grupos parlamentarios de Baleares.

¿Cuáles son tus metas y ambiciones futuras en relación al rugby y a tu carrera deportiva?

Soy una persona muy ambiciosa, pero he recibido tantas dificultades que llega un momento que prefieres elegir las batalla y las energías que derrochas, porque aún estamos en un entorno muy masculinizado. Estoy super contenta de haber trabajado con hombres super potentes y de haber estado mano a mano con entrenadores muy buenos. He caminado a hombros de gigantes y mi evolución ha sido mucho más acelerada que a lo mejor otras personas que han tenido que aprender solas. Mi visión del éxito ha evolucionado entrenando a los militares, me ha encantado, pero me siento más cómoda entrenando en la categoría sub 23 o sub 18, porque son personas que ya saben jugar y que se quieren comer el mundo. Soy buena gestionando equipos de trabajo, aunque me queda mucho para ser entrenadora profesional, porque realmente me faltan horas. Al final, me tengo que buscar ingresos trabajando en mi empresa All and Go que es de marketing deportivo, con Jaime Navas y Antón. Tengo que hacer tantas cosas para poder llegar a final de mes, que no me puedo dedicar al 100% a ser entrenadora. Me gustaría ser una mujer escalera, una mujer que pueda llegar a ayudar a más mujeres a cumplir sus sueños y poder lograr un incremento de más mujeres en puestos de decisiones.

Y ya para finalizar ¿Qué consejo le darías a alguien que está empezando a jugar a este deporte?

Que lo intenten las veces que sea necesario, que a nadie le sale a la primera una bolea o un tirabuzón con vuelta. El deporte hay que verlo también como una manera de divertirse y de salud, que el deporte puede llegar a ser de élite pero solo unos pocos llegan. Al final son consecuencias que vienen y porque a veces te encuentras en el momento adecuado en el sitio adecuado, pero es verdad que en el sofá no pasan cosas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal