miércoles, agosto 17, 2022

Nueva Zelanda al natural

Redacción

Paisajes de película recorren las dos islas separadas por el Estrecho de Cook

La distancia que nos separa de Nueva Zelanda deja de tener peso cuando se descubre ante nosotros un país lleno contrastes y un destino de gran valor para los amantes del turismo ecológico y de aventura.

Con sus interminables lagos, sorprendentes géiseres, fiordos y bosques milenarios, el paisaje retrotrae al viajero a épocas remotas, tiempos en los que prevalecía la antigua cultura maorí que aún hoy se lucha por mantener despierta.

El nombre originario de Nueva Zelanda, en maorí es Aotearoa que tiene un significado tan sugerente como ‘tierra de la larga nube blanca’. La denominación con la que conocemos hoy a este país le viene del siglo XVII, cuando un cartógrafo holandés la llamó ‘Neuw Zeeland‘ al encontrarla similar a una provincia costera holandesa.

Auckland

Dividida en dos islas, en la Isla del Norte encontramos su capital. La ciudad de Wellington, ubicada en su extremo sur aparece entre verdes y escarpadas colinas, mirando al puerto. Es fácil recorrerla a pie y está considerada la capital del Arte y la Cultura. Como sede del gobierno y de los tesoros nacionales tiene varios lugares de interés que no conviene perderse: el Museo de Nueva Zelanda Te Papa Tongarewa, que exhibe el pasado, presente y futuro del país con unas formas modernas y exuberantes; el complejo del Parlamento, con el conocido edificio que recibe el nombre de La Colmena por su particular fisonomía; y el espectacular Jardín Botánico, al que se puede acceder a través del cable-carril.

Maori

Otras ciudades como Auckland, rodeada de preciosas playas e islas tropicales, ofrecen una visión moderna de Nueva Zelanda. La conocida como ‘Ciudad de los veleros’ cuenta con una intensa vida alrededor del puerto, donde se encuentran la mayor parte de las atracciones turísticas, incluido el Skytower, la torre más alta del Hemisferio Sur.

Sin embargo, como ya hemos apuntado antes, la fama de Nueva Zelanda le llega por sus tesoros naturales. Auténtico paraíso para los que disfrutan de los deportes de aventura, la zona de Queenstown es considerada su capital mundial.  Lanzarse en paracaídas, volar en ala delta o el rafting entre paisajes milenarios son solo algunas de las propuestas. Para aquellos que busquen opciones más relajadas pueden disfrutar de uno de sus planes estrella: visitas guiadas a las localizaciones de ‘El señor de los anillos’. Por otro lado, la riqueza natural de este país no se limita a su superficie, en Northland, cuna de la civilización maorí y de la pakeha, se encuentra el paraíso para los submarinistas. La reserva de las Islas Poor Knighs fue considerada por el mítico Jack Costeau como uno de los diez mejores lugares del mundo para la práctica de este deporte.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal