miércoles, agosto 17, 2022

¿Qué es y qué no es comer de forma intuitiva? SUMATI

Texto y Fotos: Sumati

¿Una nueva dieta? ¿Una nueva moda?

Comer intuitivo es generar una relación sana con la comida desde un lugar flexible. Fuera de la mentalidad dieta y de la restricción. Comer intuitivo es darnos permiso incondicional para comer. ¿Qué significa esto?

A menudo me encuentro personas que llevan toda la vida a dieta. Esto significa una desconexión absoluta con su cuerpo. Porque a dieta, es imposible escuchar las señales del cuerpo. A la pregunta de si esta forma de comer es una nueva dieta mi respuesta claramente es no. Porque lo que se busca con esta forma de comer es libertad, y a la vez responsabilidad. Comer intuitivo no es comer cualquier alimento hasta explotar. No. No tiene nada que ver con ello. Comer intuitivo es una forma de acercarnos a la alimentación desde la reconexión con nuestro cuerpo, cuidándolo. Honrando nuestra hambre y nuestra salud por encima de todo.

Los alimentos no son buenos ni malos, no hay alimentos prohibidos ni obligatorios.

Lo que se propone es un trabajo personal para volver a escuchar la señal de hambre y la de saciedad. ¿Cómo? Dándonos permiso para sentir, sin juzgar, y permitir que el cuerpo se comunique. Cuando nacemos, el niño o la niña están en total conexión con sus necesidades. Y a medida que crecemos vamos separándonos de ellas. Por confiar más en los demás, por los mensajes que recibimos sobre nuestro peso y nuestra propia imagen, por creencias en la familia y un infinito etc. que nos desconecta por completo. Aprendemos a comer de forma racional. A la hora que toca y la cantidad que toca. Y, por supuesto, aprendemos que, dejar comida en el plato es de mala educación. Y cuando un día nos damos cuenta de que no tenemos una buena relación con la comida nos damos con el latido de las dietas. ¡Cuánto sufrimiento y frustración generan las dietas!

Por ello, comparto contigo algunas claves para sanar tu relación con la comida desde un lugar diferente al que, quizá, has puesto en práctica hasta hoy:

-Honra las señales de hambre, es como tu cuerpo te pide alimento, lo necesita, si le privas de ello te gritará en forma de atracón. Tener hambre es un signo de salud, ¿no crees?

-Date permiso incondicional para comer. Piensa en un alimento que consideres “bueno” y un alimento que consideres “malo”, ¿dónde aprendiste a clasificarlos así? ¿Cómo te hace sentir esta clasificación? ¿Cómo te sienta realmente cada uno de esos alimentos?

-Deja de controlar lo que comes, lo que pesas, lo que comen los demás, el cuerpo de los otros. ¿En qué medida te ayuda esto a sanar tu relación con la comida? ¡Tira la báscula!

-Date permiso para disfrutar con la comida, solo así conseguirás sentirte saciado. Come más lento, genera un ambiente que te ayude a sentirte bien, deja otras distracciones aparte (móvil, ordenador, tv)

-Conecta con tu sensación de saciedad mientras comes, antes o después. Pregúntate, ¿cuánto hambre tengo en este momento? ¿Cómo de saciado me siento? Y que esta reflexión te ayude a decidir si sigues comiendo o paras de comer, porque te escuchas, porque ya no comes desde la mente, porque te sientes conectado con tu cuerpo, porque confías en sus señales.

-Pon atención en cómo tu alimentación se vincula con tus emociones. ¿Qué gestionas a través de tu forma de comer? Quizá cierto estrés, enfado, tristeza, frustración… ¿o quizá alegría y/o amor que no consigues gestionar?

-Conecta con tu cuerpo, ¿cómo puedes cuidar de él? ¿Qué necesita en este momento?

-Conoce cómo la autocompasión, la ternura hacia ti mismo, el hablarte con cariño, puede ayudarte en este proceso. Reconocer las palabras duras que expresas hacia ti mismo, ya sea mentalmente o cuando hablas de ti con otra persona, y cambiarlas. Proponerte hablarte con respeto, dejar de criticarte.

Posiblemente, si has llegado hasta aquí, te gustaría preguntarme cómo se verá esto reflejado en tu peso, “si te das permiso incondicional para comer”. Te aseguro que es un camino más lento que las dietas, y que quizá no pierdas todo el peso que deseas en este momento. Pero conseguirás paz interior, aceptación de tu cuerpo, comprensión de tus procesos y aumentará tu autoestima y la seguridad en ti mismo.

Sumati es autora de “Tu relación con la comida habla de ti” de la editorial Sirio. Y se dedica a acompañar procesos de cambio para sanar la relación con la comida. También es coach nutricional y profesora de yoga y meditación.

@sumati_aum

sumati@sumati.es

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal