sábado, marzo 2, 2024

Sandra De la Torre García: “Mi inspiración es mi niña de dos años, mi hija Valeria”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: S.D.l.T.

Sandra tiene 43 años y descubrió, durante la pandemia, una manera de crear arte a través de la realización de muñecas y muñecos.

Sandra De la Torre siempre se ha dedicado al mundo de la joyería e incluso tuvo una tienda propia de complementos y bisutería. Actualmente, se dedica al cuidado de su hija Valeria, que tiene 2 años, por lo que estando en casa dispone de más tiempo libre. Reconoce que su fuente de inspiración es Valeria, su hija, que ya dispone de algún muñeco en su colección, Sandra cree que cuando sea mayor tendrá un buen recuerdo de su mami. Su afición por las muñecas le viene desde pequeña, reconoce que es con lo que más jugaba, “siempre quería jugar a las mamás y cambiar pañales a mis muñecos, sentía debilidad por los bebes muy reales y sin pelo, es decir, pelones. Cuando me preguntaban que me gustaría ser de mayor decía que mamá. Siempre me han gustado los bebés y todo lo relacionado con los muñecos”.   

¿Cómo te surge la idea de empezar a crear tus propias muñecas?

Comienzo a hacerlas en plena pandemia, en el confinamiento. Después de haber hecho bizcochos, tartas, empanadas y pintar, todo lo que se me ocurría para pasar el tiempo y no pensar mucho en lo que estaba pasando, como imagino hacía mucha gente, empecé a investigar sobre el mundo Reborn. Era un mundo que me llamaba mucho la atención, me empapé de videos, leí cantidad de artículos y pensé en probar a hacerlas yo mismas. Tenía a la niña que era bebé, y me hacía mucha ilusión crear una muñeca, hecha por mí y para mi niña. Se me ocurrió intentarlo, ya que la pintura es una de mis pasiones, siempre se me han dado bien las manualidades. Así que me lancé a ello, y es verdad que me gusta mucho este mundo de las muñecas.

Muñeco sin pintar y otro casi terminado. Diferencias

¿Cómo es el proceso de crear un muñeco o muñeca?

Recibes el kit en casa y te conviertes en una niña pequeña, deseando ver como es la carita, manitas o pies. A continuación se lava todo muy bien, hay que quitarle bien la grasa que trae y empiezas a dar las bases de pintura. En mi caso, yo utilizo pintura con secado al aire, aunque hay dos tipos de pintura, una que se hornea y otra que se seca al aire, que es la que yo utilizo. Utilizo esta porque huele menos y es menos tóxica. Pintarlo con pintura al horno es más caro, por lo que encarece la muñeca una vez terminada. Se usan varias capas de pintura, primero son bases de color de piel en los que vas poco a poco oscureciendo, hasta que alcanzas el tono que quieres conseguir, después se le hacen todas las marquitas de las muñecas, cuello, facciones y se van marcando contornos más oscuros, es decir, todos los detalles de la piel del bebé. Por último se le da un barniz para que la pintura se conserve mucho mejor, porque aunque son muñecas, al fin y al cabo son obras de arte. No aconsejo que las niñas pequeñas jueguen con ellas, a no ser que estén controladas por un adulto, ya que cualquier arañazo, roce con algo o limpiarlas con una simple toallita, la pintura se levantaría. Son también muñecas que los adultos las guardan como colección.

Antes de empezar con una muñeca, ¿en qué te inspiras?

Me inspiro en mi niña, en mi bebé que tiene dos añitos. Como todas las mamás, cuando nacen los niños o niñas, nos gusta observarlos tan chiquititos, las manos o los pies, ver esos tonos en la piel, esas caritas que estaríamos mirando durante mucho tiempo. Lo más cercano que tengo es el nacimiento de mi hija, y con lo más que me he podido inspirar ha sido viendo fotos de ella y acordándome como era de bebé. Lógicamente te inspiras también viendo fotos de otros bebés, puesto que hay diferentes tipos de niños y niñas, diferentes etnias, diferentes tonos de piel o diferentes facciones, todo eso cambia mucho los colores con los que se va a pintar.  

¿Qué sientes cuando terminas una muñeca o muñeco?

Lo que siento es mucha ternura, una gran felicidad y muchas ganas de ver qué cara pone la persona que la va a recibir. La cara de una niña me hace retroceder en el tiempo y pensar como reaccionaria yo al ver un regalo como este. Yo sé que me hubiera emocionado muchísimo si hubiera recibido un muñeco tan real, esto es lo más parecido a un recién nacido.

¿Haces muñecos y muñecas personalizadas?

Si, en el sentido de si se quieren pieles más claras o más oscuras. Puedo hacer diferentes etnias y siempre estoy dispuesta a escuchar lo que el cliente me quiere decir.

¿Dónde podemos encontrar tus muñecas y muñecos? ¿Tienes página web?

Actualmente no tengo página web, hace solo dos años que he empezado en este mundo. Yo siempre he creído que el que tiene un don para pintar, cantar o bailar, ahí está. Si eres bueno o buena no hace falta llevar muchos años, ni haber estudiado sobre lo que te gusta hacer, lógicamente hay que prepararse e investigar, aprendiendo día a día. Cada artista da su aire y su punto a su obra. Modestamente llevo poco tiempo, quiero seguir aprendiendo y enseño lo que hago a través de Instagram y de Facebook. He empezado con gente cercana, como familia y amigos, pero ahora, que me empieza a conocer más gente, la cosa se va extendiendo. Al empezar a hacer la primera muñeca para mi niña, gustó tanto que pensé que podía hacerlas para otras personas, y realmente me di cuenta que mi trabajo se estaba valorando.

¿Cuál es el precio aproximado de una muñeca?

El precio varía por lo que incluya la caja, van con chupetes imantados siempre, pero además, en la caja incluyo ropita, un peluche, un body, o pañales. Luego, si la persona quiere más ropa o más accesorios, o si quiere cambiar la ropa que lleva puesta por una ropa más especial, el precio sube un poquito más. El total puede estar en torno a los 200€ o 300€, que creo es un precio bastante asequible si lo comparamos con los que se venden en otros sitios. Yo creo que tal y como está la vida, una muñeca o muñeco que es un juguete u objeto de colección, no podemos hipotecarnos para adquirirlo, por lo que intento ajustarme lo máximo posible de una manera o de otra.  Para cumpleaños, regalo de reyes y comuniones, creo que es un regalo muy especial.

Haces los muñecos y muñecas sin pelo…

Si, los hago sin pelo porque a mí, de momento, me gustan los bebes pelones. Hay muchos artistas reborn que les implantan el pelo o los ojos, pero yo me estoy centrando en el bebé más recién nacido y pelones. Me resulta más dulce y voy más enfocada a las niñas y niños que les pueda gustar este tipo de muñecos, no creo que sea muy aconsejable ponerles pelo y que pueda caerse. No quiere decir que más adelante no lo haga.

Instagram @valeria_cucu_tras Facebook Sandra De la Torre

sdelatorregarcia@gmail.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal