viernes, diciembre 9, 2022

TRIBUS DE ETIOPIA: HAMER Y ARBORE

Siempre me habían contado que llegar a ver las tribus del Sur, era como  hacer un viaje en el tiempo, regresar al pasado, volver la vista 2000 años atrás y contemplar desde la ventana de mi 4×4, como si de una película se tratara, como han sobrevivido estas gentes.

Asentadas a orillas del rio Omo, al sur del país existen gran cantidad de tribus, Mursi, Arbore, Humer, Karo, Surna , – esta última de las más difíciles de ver y fotografiar  – , todas ellas accesibles desde localidades como Jinka y Turmi. Para atravesar estas tierras es necesario hacerlo en 4×4 con conductor; Con un gps puede ser complicado ya que hay zonas sin cobertura, además para acceder a los poblados hay que contratar un guía que hable su lengua porque cada tribu tiene su propio dialecto y “negociar” previamente con el “jefe” el pago de las fotografías, no les gusta que les “roben” una foto, puedes llegar a tener serios problemas si te saltas sus normas, saben que las fotos suponen un ingreso extra de Birr ( moneda local).

Desde Arbaminch ( punto de partida),  hasta Turmi hay más de 100 km, atravesando el valle de Konso , mi primer contacto con las poblaciones locales.

Este fértil valle está salpicado de colinas repletas de terrazas cuidadosamente cultivadas a mano con rudimentarios arados, aquí la gente es afable y risueña, viven en pequeños poblados cercados con palos, zarzas y setos que los protegen de los animales, desde aquí ya te vas dando cuenta que lo que estás viendo pertenece a otra época, a otra vida y te preguntas como en una sociedad tan globalizada aún existen afortunadamente lugares que han sabido mantener su esencia y preservar sus tradiciones, es realmente cuando te sientes afortunado de vivir esos momentos.

Llegamos a Turmi, con la maravillosa coincidencia de que era “día de mercado” lo cual  nos proporcionó la posibilidad de ver a una de las tribus más visitadas, los Hamer, son unos 41.000 miembros de religión animista, es una de las más hospitalarias con el viajero, llegando a permitir previo pago, la asistencia a su ceremonia más famosa“ Bull Jumping”,  o “Salto del Toro “ , esta ceremonia es el paso de niño a adulto, donde el ”aspirante”  tiene que saltar una hilera de 10 vacas totalmente desnudo al menos 4 veces sin caerse, de esta forma demuestra su madurez  y le capacita para ser miembro de pleno derecho en la tribu, casarse, tener hijos y poseer ganado.

La ceremonia comienza con el  baile de las mujeres, ataviadas con cascabeles atados  a las piernas y brazos serán los que marquen el ritmo de los bailes, este rimo será el que las guiara a una especie de trance hipnótico, hasta el momento extremo de “hacerse azotar” por los “maza”, jóvenes guerreros que ya han superado la prueba, ellos suelen resistirse pero son ellas las que insisten hasta que con una vara muy fina las azotan, dejando una marca sangrante y de por vida en las espaldas de las muchachas, es una prueba que asumen con orgullo de esta forma demuestran su fortaleza, valentía, apoyo hacia el saltador y hacia el clan al que pertenecen.  

En esta ocasión  como estábamos en el mercado local, nuestra llegada no resulto de su agrado, nos dejaron muy claro que no éramos bienvenidos con nuestras cámaras podíamos pasear, ver, mirar, comprar pero no fotografiar lo cual al fin al cabo es entendible, los que estábamos invadiendo su intimidad éramos nosotros y esa circunstancia  me permitió observar y disfrutar de aquel lugar tan remoto.

Tanto ellos como ellas destacan por su colorido a la hora de adornar su cuerpo, ellas llevan en el pelo una mezcla de arcilla ocre y de grasas animales  lo que les confiere un olor bastante fuerte. Son polígamos, la primera mujer se diferencia del resto por el tipo de collar que porta al cuello.

Ellos también lucen elementos decorativos, como casquetes de barro decorados con plumas de ave , van vestidos con una especie de falda corta, ajustándose a la cintura un cuchillo que utilizan para defenderse de animales ya que las aldeas suelen estar alejadas unas de otras.

Se dedican al pastoreo de cabras, vacas, ovejas, normalmente los hombres de la tribu están fuera con sus rebaños y en los poblados solo se quedan las mujeres, niños, ancianos y un adulto para protegerles. Ellas se encargan del abastecimiento de agua, de los huertos donde cultivan sorgo, verduras, calabazas ..

Seguimos nuestro camino hacia la zona Arbore, situada a orillas del rio Chew Bahir es una tribu de religión musulmana, viven unos 10.000  individuos dedicados al pastoreo, miden su riqueza por el número de cabezas de ganado.

Las mujeres destacan por su vestimenta que indica su estado civil, las solteras llevan una falda de cuero, sin embargo las casadas llevan faldas de tela, tampoco les falta los llamativos colgantes.

Marisol Setien. Especialista en viajes

Artículos relacionados

3 comentarios en “TRIBUS DE ETIOPIA: HAMER Y ARBORE”

  1. Etiopia es un pais fascinante y en el sur se encuentran algunas de las tribus mas intactas de la Tierra tal y como se indica en el articulo, he leido mucho acerca de esa zona y espero viajar pronto. Gracias a la autora por relatarnos su experiencia.

    1. Hola Gema, nos vamos cuando quieras, el país tiene las fronteras abiertas solo piden una PCR negativa con 72hrs antes del vuelo y allí mantener las medidas sanitarias conocidas por todos.

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal