lunes, junio 27, 2022

Txema Arrabal. Yoga acuático

Texto: Txema Arrabal

Txema Arrabal está vinculado con el Yoga y el agua desde la infancia, primero como practicante y más tarde formándose a nivel profesional paralelamente en los dos mundos, desde el estudio de la biología, del ser humano, de sus procesos físicos, mentales y espirituales, hasta su vertiente más terapéutica, de prevención, del cuidado, y de salud.

A los 3 años comencé mis primeras experiencias buceando en piscina, pasando a nadar y entrenándome periódicamente hasta la adolescencia, e incluso formándome como monitor de natación y dar el paso a enseñar. Con el paso hacia la madurez y el descubrimiento de las aguas de la Costa Brava y Baleares (Menorca e Ibiza) desde hace más de 25 años.

Mi visión fue más hacia el mar, realizando mis primeras experiencias en Apnea y posteriormente dedicándome profesionalmente al buceo recreativo, primero como divemaster (guía de grupos y bautizos de mar) y más tarde como instructor (formador).

Paralelamente al agua, mi vida ha estado y está vinculada al mundo espiritual y al Yoga. Desde que tengo uso de razón realizaba posturas de Yoga de forma innata, me interesaba el budismo, los lamas y sus prácticas de meditación. Con el pasar de los años comprendí que lo que hacía era Yoga y a partir de entonces mi vinculación fue más consciente. Fui practicante de yoga recibiendo clases, asistiendo a intensivos y talleres de forma continuada durante 20 años. Hasta que decidí formarme como profesor, poniendo en práctica mis  conocimientos recibidos a lo largo de este tiempo.

Influenciado por personas que marcaron mi vida. como Jacques Mayol (la primera persona que introdujo el concepto de yoga  en el agua en apnea), Eduard Atmella, Jacques Costeau, Bruce Lee, Sri Chimoy, Sri Aurobindo, y el Dalai Lama entre otros. Por ello no es de extrañar que ello me llevara a fusionar y unir estos dos mundos, naciendo el Yoga acuático en varias modalidades.

El Yoga en el Agua o Yoga acuático  (AquaYoga®, YogApnea®, YogaDive®)

Como su nombre indica es una disciplina que se practica en el agua o a través de ella.

Esta metodología parte desde la  esencia y las bases del Yoga, y su definición Yoga en Sanscrito es “yug”, unión, yugo, la unión indivisible del ser humano, cuerpo, mente y alma. Donde cada parte tiene su importancia, esa unión y esa fusión la llevamos al agua de forma extrínseca (del ser humano en entorno acuático)  e intrínseca (el  interior de nuestro ser). Porque vivimos en un mundo donde las tres cuartas partes de nuestro planeta es agua, al igual que nuestro organismo.

«El agua, el océano, es nuestro entorno más natural. Nacemos desnudos del océano en miniatura del útero de la madre«. Jacques Mayol

El poder del agua es increíble tanto por su fuerza como por su suavidad, filósofos como  Lao Tse la describen como una fuerza y suavidad inherentes en ella.

«La bondad suprema es como el agua, que todo lo nutre sin pretenderlo». tan blando y adaptable como el agua. Nada puede superarla» Lao Tse

Desde que nace, el hombre lleva el peso de la gravedad sobre sus hombros. Está atornillado a la tierra. Pero el hombre sólo tiene que hundirse bajo la superficie y es libre”. Jacques Costeau.

Be watermy friend –  «Sé como el agua, amigo mío«, «No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer, sé como el agua« Bruce Lee

Al igual que sus propiedades terapéuticas, ya por su densidad y su composición, todas las culturas veneraban el agua por sus propiedades curativas. Los antiguos griegos y romanos utilizaban las termas naturales como terapia,  la cultura micénica con el agua de mar en Thalasos (mar), “el origen “de la talasoterapia. Otras culturas como la musulmana la veneraban en sus construcciones (Alhambra de Granada).  Al igual que la cultura védica (india), donde el proceso de la vida hasta la muerte está ligado al agua (Ganges). Son los antecesores de los Spas y sus tratamientos terapéuticos.

El Yoga acuático que mostramos y en el que enseñamos parte de esa premisa, en que somos acuáticos, vivimos en un planeta rodeado de agua, donde llevamos el agua de dentro a fuera a través de esa fusión, unión o yoga con el agua. En forma de terapia.

Hasta ahora los hoteles Spas y Balnearios se utilizaban para tratamientos de belleza, o simplemente de forma ociosa o lúdica. Infravalorando o no sacando partido de las instalaciones que poseen. Actualmente esto está cambiando, con tratamientos de cuencos tibetanos en agua, tai chi en el agua o Ai chi. Y en el caso que nos ocupa el Yoga acuático.

El Yoga acuático que nos concierne se puede practicar encima, dentro y bajo el agua, tanto en piscinas como en termas, mar, ríos…sin perder la esencia del Yoga.

Es una disciplina de múltiples ventajas terapéuticas, ya que lo pueden practicar todo tipo de personas y muy recomendable en aquellas con sobrepeso, artritis, lesiones, que hayan tenido accidentes, así como personas con capacidades limitadas; físicas, mentales y emocionales. Donde se cumplen esas tres leyes del yoga: Cuerpo, Mente y Espíritu.

El yoga acuático (AquaYoga®) nos proporciona un estado de relajación profunda, que ayuda a relajar a la vez que tonifica nuestros músculos, todo de pende de la fuerza que le apliquemos (Lao-Tse). Alivia dolores articulares de lesiones, dolencias y fibromialgia.  Ayuda a calmar la ansiedad reduciendo el estrés.

www.aguayogadive.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal