lunes, septiembre 26, 2022

“Acabo de matar a mi padre”, la nueva docuserie de Netflix

Texto: Beatriz Tello

Acabo de matar a mi padre es una de las últimas docuseries que acaba de estrenar Netflix y consta de tres capítulos de unos 40 minutos de duración cada uno.

 Siempre se dice que la realidad supera la ficción y esta es una de esas historias que te atrapan y no te dejan levantarte del sofá, ya que no das crédito a lo que estás viendo.  Solamente con el título tan perturbador te preguntas ¿Qué será esto? Y por ende te sientas a verlo.

Esta historia comienza una noche en la cual Anthony mata a su padre, llama a emergencias y les dice claramente que él ha matado a su padre. A partir de ahí es el propio Anthony el que nos va a ir relatando todo el caso, se sienta delante de la cámara para hablarnos a los espectadores, al igual que también lo hará su abogado, su madrastra, su hermanastro y muchísima gente más. Detrás de toda esta historia no solo está el asesinato del padre, sino que todo esto sucede por algún motivo que se irá revelando a lo largo de los tres capítulos.

Al principio parece una historia un poco simple de la que no hay mucho que sacar, ya que lo que nos cuentan en un principio es que un adolescente ha matado a su padre y el mismo ha reconocido que lo ha matado. Pero no, a medida que transcurre la historia averiguamos cómo era el padre de Anthony, como lo trataba y el porqué de toda esa relación entre ambos.

Nos presentan a Anthony como un psicópata inconsciente que mató a su padre y tranquilamente llamo a emergencias, confesó pensando que cuando explicase el motivo por el que lo mató saldría impune.

El padre, por su parte, resulta que no era la persona que todo el mundo creía que era, es decir, era un hombre muy inteligente, muy trabajador y sobre muy buen proveedor, tal y como se le describe en el primer episodio de la miniserie.  En realidad era un hombre controlador que necesitaba saber que hacía todo el mundo a su alrededor, celoso y bastante maniático, sobre todo con su hijo, al cual no tenía de forma legal consigo.

Es una trama con mucha tela que cortar y con muchos personajes que van a ir apareciendo según vayamos averiguando ciertas cosas a medida que se va desmenuzando el caso.

Esta historia nos hace a los espectadores partícipes del juicio, planteándonos si Anthony es tan culpable como parece al principio.

Esta docuserie tiene todo para engancharte, un escenario del crimen bastante sutil, flashbacks del pasado, a los protagonistas hablando frente a las cámaras, muchas personas que conocían tanto a Anthony como a su padre contándonos estas historias. Ya no es solamente que te cuenten la historia, sino que los propios protagonistas que han vivido muchas cosas te las van a contar.

Acabo de matar a mi padre, consta únicamente de tres capítulos, los cuales seguramente empecemos y terminemos el mismo día, sobre todo para los amantes de los géneros de terror o misterio. Por un lado, o lo que más llama la atención de “Acabo de matar a mi padre” es que es una serie basada en un caso real y por otro, lo que más engancha es el porqué. ¿Por qué ha sucedido todo eso?, ¿Cómo es posible que un hijo acabe matando a un padre?, ¿Cómo es posible que a ese chico se le viera tan frío ante lo que había hecho? Y como es posible que cosas así, que generalmente nos cuentan en series o películas y damos por hecho que es ficción, ocurran en la vida real.  Eso es precisamente lo que engancha de una docuserie y de esta en concreto, que te exponen un caso tal cual ha sucedido y que nos invitan a ver para hacernos reflexionar sobre porque ha sucedido esto o porque a una persona le sale hacer estas cos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal