lunes, septiembre 26, 2022

Alberto Closas Jr. : “Mi padre me dijo que esta era la mejor profesión del mundo y que la cuidase mucho”

Texto: S. Cuenca/ Fotos: A.C.

El actor Alberto Closas empezó a trabajar a los 16 años, hijo de uno de los grandes actores españoles ha trabajado con los mejores, incluida la familia Aragón. Dirige la serie infantil “Bob Esponja” desde hace 23 años y pone la voz a uno de sus personajes, Calamardo. Ha pasado por un cáncer, enfermedad que ha estado muy presente en su familia, pero ahora se encuentra bien y con muchas ganas de vivir. Acaba de estrenar en el Teatro Amaya la obra “Boeing Boeing” junto a Andoni Ferreño y Agustín Bravo y, además, prepara un homenaje a su padre.

Eres hijo de uno de los grandes del cine español, ¿Cuándo supiste que querías ser actor?

Yo creo que lo sé desde siempre, me he criado entre las patas y las bambalinas de un teatro. Cuando decidí hacerlo porque mi edad ya me lo permitía, fue a partir de los 15 años y a los 16 empecé a trabajar. Primero lo hice como técnico, para aprender todo lo que es la parte interna de un teatro y poco a poco fui haciendo otras cosas hasta llegar aquí, han pasado 60 años.

¿Qué te dijo tu padre cuando le dijiste que querías ser actor?

Dijo que era la mejor profesión del mundo y que la cuidase mucho. Tengo una tarjeta ocupando un lugar privilegiado en la pared de mi casa que dice: “El teatro es como un elefante blanco, no hay que ensuciarlo. Te deseo lo mejor”, ese fue el primer consejo que me dio mi padre y desde entonces lo sigo así. Para mí el teatro es muy importante, es, sobre todo, respeto a esa profesión. 

Tu apellido, ¿te ha puesto las cosas fáciles o difíciles?

Al principio te abre las puertas, pero después esas puertas se cierran. La gente te saluda y te deja entrar, pero después hay que trabajar, si uno no trabaja… esto es una carrera de fondo. Aquí no vale ser famoso un día y después ya no, hay que trabajar. Afortunadamente yo empecé a trabajar con 16 años, tengo 60 y hasta hoy, no he dejado de trabajar ni un solo día.

¿Cómo recuerdas tus comienzos?

Los recuerdo muy divertidos porque era una época donde las giras duraban 6 meses, volvías a Madrid y cambiabas la ropa de invierno por la de verano, porque te ibas del norte al sur. Empecé con Florinda Chico, con Natalia Dicenta… fue una época estupenda. Después empecé a hacer televisión, trabajé con la Familia Aragón, de la que tengo un recuerdo maravilloso de todos ellos y, después, hice “El Kiosco”, un programa infantil, hasta que me metí en el teatro y hasta hoy. Llevo haciendo doblaje muchos años y la verdad es que afortunadamente no paro.

Hablando de doblaje, he leído que la voz de Calamardo en la serie “Bob Esponja” es la tuya…

Dirijo la serie “Bob Esponja” desde hace 23 años y hago la adaptación y ajuste de los guiones, además pongo la voz a Calamardo.

Actor, locutor, presentador, productor… ¿dónde eres más tú?

En el teatro como actor. El teatro para mi es mi cuna, creo que es donde mejor me lo paso, es de lo que más entiendo y no solo sobre el escenario. Como dice Pepe Sacristán él está en primero de Fernán Gómez y yo todavía estoy en primero de Alberto Closas. Como actor me queda mucho por aprender, detrás del escenario también, pero el teatro para mi es la universidad y es donde realmente estoy muy cómodo.

 ¿Qué tiene el teatro que no tenga el cine o la televisión?

 No lo sé, eso es como las parejas, cada una tiene una cosa. El teatro tiene cosas distintas al cine, yo no he hecho cine, he hecho dos películas en mi vida, por lo que es poco y no te puedo hablar de ello. Es posible que si me hubiera metido en el cine tal vez tendría más mi atención, pero me metí en el teatro y me atrapó. El teatro es como una amante maravillosa que siempre te da muchos disgustos, pero que cuando te da una alegría compensa.

Los actores que lleváis muchos años trabajando, que tenéis un nombre y una carrera, ¿cómo se os está tratando ahora? Te pregunto esto porque, últimamente, los papeles de personas más mayores los hacen los jóvenes caracterizados…  

Yo creo que no se está tratando muy bien, se tiene muy poco respeto al actor y se busca más el negocio a lo mejor, hablando de la televisión y el cine que es donde se hacen esas cosas. En el teatro cuando necesitas un actor de 80 años buscas uno mayor, no hay otra. Creo que resulta demasiado falso poner a un actor o actriz joven haciendo de alguien más mayor, a no ser que sea algo muy concreto o significativo. Pienso que hay actores y actrices muy buenas que se están quedando en casa porque las productoras deciden, y no sé por qué, elegir ese tipo de actuaciones. Se equivocan, pero bueno, cada uno ve el negocio como cree que debe hacerlo. Hay actores muy muy buenos que están sin trabajar y eso no me parece bien, un actor de 40 años no puede interpretar a un personaje de 70, porque no tiene ni el cuerpo, ni la forma de moverse ni las actitudes… todo es muy distinto. En un momento dado puedes hacer una caracterización, pero un papel entero es absurdo.

¿Hay algún actor, actriz o director de teatro con los que no hayas trabajado y te gustaría hacerlo?

Me gustaría trabajar con muchos actores y directores de teatro, no hay nadie en concreto. Lo fundamental es el hecho de tener la oportunidad de trabajar en el teatro. Yo sería feliz con trabajar en el teatro, como imagino que ahora les pasa a muchos actores y actrices que están parados. He vuelto al teatro después de 15 años, así que imagínate, para mi volver con Ricard Reguant, por ejemplo, que es un director de toda la vida, es un gran honor.

¿Un papel que aún no hayas hecho?

No he hecho muchos papeles, desgraciadamente, pero el Don Juan de Calderón tal vez, aunque es posible que ya sea mayor para hacerlo o el padre de Don Juan. Creo que hay muchos papeles en el teatro para hacer, además, yo soy de los que piensa que no hay actor pequeño, que no hay actor secundario. El actor principal es aquel que habla, con lo cual se merece todo el respeto. Yo soy feliz con hacer un papel en el teatro.

Pero, a la hora de interpretar un personaje, ¿qué es lo que más te atrae de él?

Me gusta la comedia, yo creo que lo que se llama el teatro de Bulevar, un poco la comedia francesa, eso es lo que me gusta. En la obra que estoy haciendo ahora y que es un vodevil, Boeing Boeing”, hago un papel muy divertido, absolutamente diferente a lo que soy y como soy. Yo creo que la alta comedia es lo que a mí me divierte y pienso que además ahora la gente necesita reírse. Hemos pasado una época muy complicada y muy fea.

Estrenasteis el pasado día 17 de agosto en el Teatro Amaya la obra “Boeing Boeing”, donde compartes escenario con Agustín Bravo y Andoni Ferreño. ¿Qué se va a encontrar el público?

 Se van a encontrar un vodevil de los de siempre, puerta que se abre, puerta que se cierra, que no se puede ver quien está al otro lado. Los actores y actrices no vemos quien está al otro lado de la puerta, pero el público si, con lo cual, este sabe lo que va a pasar. Ellos son los que se reirán antes de que pase algo y creo que eso es muy divertido. Por todo esto, se van a reír muchísimo. Se van encontrar una comedia muy fresca con unas actrices como son Mª José Garrido, Laura Artolachipi y Sara Canora; con un Andoni Ferreño y un Agustín Bravo que hacen unos papeles muy divertidos y, con un Alberto Closas que hace un papel muy distinto a los que ha hecho habitualmente. Mi personaje es un mayordomo, hago un homenaje al mayordomo borracho de la película “El Guateque”, de Peter Sellers, y un poco mariquita loco y despendolado muy gracioso.

La adaptación de la obra es nueva, ¿no?

Si, “Boeing Boeing” es una vieja película de 1965 que hizo Tony Curtis y Jerry Lewis y se ha hecho una adaptación para teatro. Realmente esto era una obra de teatro. La adaptación la ha hecho Ricard Reguant, ayudado por Andoni Ferreño y la verdad es que ha quedado un texto muy divertido.

Has pasado por una enfermedad dura y complicada, ¿cómo te encuentras ahora?

Fantástico, después del cáncer y de dos Covid estoy estupendo. Afortunadamente me encuentro bien, evidentemente sigues con la espada de Damocles encima, pero me encuentro muy bien, con ganas de vivir y de hacer muchas cosas. Tengo muchos amigos a los que saludar todavía y con los que reírme, muchas obras de teatro que hacer. Es cierto que mi vida cambió desde que te dicen que tienes cáncer, acojona mucho, pero hay que seguir, no te puedes hundir. Creo que no sería justo hacerlo porque tengo mucha gente a mí alrededor, es una putada, pero no te puedes rendir. Tengo la suerte de ir consiguiendo vencer al cáncer, pero también hay gente que no puede conseguirlo. No lo consiguió mi padre, ni mi hermano el pequeño, ni mi madre… pero yo de momento le puedo.

¿Algún proyecto que me puedas contar?

 Proyectos siempre tengo muchos, continúo con los doblajes de Bob Esponja y con otras series que empiezo a dirigir ahora, algunas para Disney y alguna película también. Se está preparando un homenaje a mi padre, un homenaje que siempre me prometieron que se iba a hacer. El murió hace 30 años y ese homenaje nunca se hizo, ni creo que se haga por parte de nadie, así que se lo voy a hacer yo. El año pasado se cumplieron 100 años de su nacimiento, nadie le hizo un homenaje tampoco. Enrique Cornejo fue el único que si se lo hizo hace 30 años. Yo creo que no hay que olvidar a ese tipo de actores, no porque sea mi padre, sino porque antes había un tipo de actores de teatro que habría que recuperar. El homenaje que se va a hacer es una obra de teatro y con una serie de cosas que se están preparando para el año que viene.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal