jueves, diciembre 1, 2022

Dafne Artigot, artista: “Las tiendas chinas son una gran inspiración para mi”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: D.A.

Dafne Artigot ha trabajado en publicidad y en editorial, ha sido estilista de moda y decoración, sus trabajos siempre han tenido que ver con la creatividad. Pero desde hace diez años, por una serie de circunstancias, se puede dedicar exclusivamente al arte. Yo he trabajado con ella, he compartido horas de trabajo y muy buenos momentos, por eso escribir sobre ella es todo un reto, pero un reto increíblemente maravilloso. Dafne es una mujer con carácter, una artista de los pies a la cabeza, y sobre todo una buena compañera con la que aprendí gran cantidad de cosas y con la que me divertí mucho, debo confesarlo. Descubrí sus obras de arte no hace mucho tiempo, después de llevar algunos años sin vernos, y fue toda una sorpresa. Cada pedacito de su arte es una parte de ella, y eso se nota al ver sus esculturas y sus ilustraciones, porque son capaces de arrancarte una sonrisa.

Le pregunto por qué decide dar ese cambio y dedicarse por completo al arte, “Año 2009, en aquel momento me empezaron a fallar un montón de trabajos, la crisis fue horrorosa y realmente me concentré mucho en hacer obras, por fin disponía de tiempo, y poco a poco se fue convirtiendo en mi nuevo trabajo”.

Publicidad, moda, decoración… ¿Con qué te quedas de aquella etapa?

Más que elegir una sola cosa, debo decir que haciendo editorial me divertí mucho. La publicidad es muy estresante, sobre todo por los tiempos, y trabajar en editorial ha sido lo que más me ha enseñado. Todo eso que aprendí en aquella época lo estoy aplicando ahora, sobre todo para tener en cuenta al público, me estoy dando cuenta de que muchos artistas son un poco introspectivos y crean su propio lenguaje, dirigido a ellos mismos. La editorial a mí me ha venido muy bien en la vida como escuela.

Algunas de las esculturas de Dafne Artigot

En estos momentos te dedicas a  la Ilustración y la Escultura, ¿es ahora cuando estás haciendo lo que te gusta?

Sin duda alguna, ahora hago lo que siempre quise toda mi vida. Evidentemente tenía que trabajar, y tengo que trabajar. Se dieron una serie de circunstancias por las cuales pude dedicarme a esto, la primera fue mala, el paro, pero la siguiente fue medio buena. Poco a poco fui arrancando y ahora “casi vivo exclusivamente de ello”, aparte hago otras cosas que me van saliendo, como algún encargo. Ahora soy muy feliz.

Para la gente que nunca haya visto tus obras, ¿cómo definirías tu arte?

Mi arte, de hecho, tiene definición, es el “surrealismo pop”. No sé si me identifico al cien por cien con esa corriente, pero bastante sí. Con esto quiero decir que casi todos mis referentes vienen de ahí, y si tengo que definir mis obras diría que son piezas bastante alegres, con cierto sentido del humor y con algo de crítica social.

«San Sebastián»

¿Cómo surgen las ideas antes de empezar una obra?

Normalmente me surgen ideas en forma de relámpago, sobre todo cuando estoy haciendo otras cosas, en los ratos que se está más relajado, pero sobre todo viendo la televisión. De repente se te ocurre una idea y a lo mejor te tiras unos días dándole vueltas, ya que, aunque en ese momento te parezca una genialidad luego no llegan a término. Otras, según van pasando los días te das cuenta de que es una buena idea y la puedes realizar. Yo funciono normalmente por ideas rápidas, lo que pasa es que sobre todo en escultura, en pintura hay menos problema, a veces se plantean problemas, porque la idea que se te ha ocurrido no la puedes llevar a cabo o necesitas unos días para pensar cómo realizarla.

Cupido.

Las esculturas de los angelitos y los niño Jesús, ¿las haces tú también?

Depende, muchas son customizaciones. A mí me gustan mucho los juguetes, siempre he tenido un montón, y sigo teniendo. De repente voy a una tienda de chinos y veo un buda gordo y me digo: “pues se parece a tal… ¿y si pruebo?”, les pongo un moño y esculpo un poco. Hacerlo así abarata bastante el precio de las obras y la verdad es que me gusta. Siempre lo he hecho, he jugado a transformar mis propios juguetes, lo que pasa es que hasta que aprendí escultura no sabía la técnica para hacer ciertas cosas. Las tiendas de chinos son una gran fuente de inspiración para mí, porque además me gusta mucho lo hortera y los juguetes, de repente veo una cosa horrorosa, y entonces pienso en lo que le pondría. Otras piezas las hago yo. Algunas son obras únicas y otras son series. Intento que el precio sea asequible, sino es complicado sacarlas a la venta.

Es posible, que a los más católicos no les guste ver a un angelito con patines o a un niño Jesús con patinete, ¿has recibido muchas críticas?

La verdad es que no, creo que solo una persona me hizo un comentario por Instagram, pero fue algo con gracia. Intento que nadie se sienta ofendido, una cosa es hacer algo gracioso, y otra faltar al respeto. Mi intención es más hacer gracia o sacar de contexto las cosas que criticar, yo creo que en general no molestan. Ahora, insisto, quiero dar más el rollo de chiste que de ofensa.

La escultura de Trump y Jong Hyum… ¿es así cómo ves la política actual?

Yo siempre he visto la política como un circo, ahora y desde que tuve edad para votar, un circo autentico. Lo bonito de los circos es que hay mucho payaso y se prestan muchísimo a la caricatura. Evidentemente Trump y Hyum son unos de los personajes más caricaturizados, son como dibujos animados, la parte mala es que son de verdad. Jamás transcribo mis ideas políticas a las obras, simplemente les saco el chiste a personajes que, literalmente, me alucinan.

«Encuentro en la Cumbre»

Esculturas de superhéroes vestidos de rosa y azul, con unos kilitos de más, ¿los superhéroes deberían ser algo imperfectos?

Por supuesto, como lo somos todos. A mí me gusta mucho lo de los kilitos de más, las arrugas y todas las imperfecciones, porque me parece aburridísimo ser perfecto. Creo que está fenomenal ser guapo y tener buen cuerpo, es una maravilla. Pero la mayoría, con la edad, vamos subiendo de kilos, envejecemos y los verdaderos superhéroes ya sabemos dónde están… Es la forma de dar el chistecito a esas figuras, esos personajes son muy aburridos, principalmente porque sabemos que siempre van a ganar. Cuando eres un niño está muy bien, pero cuando vamos cumpliendo años te das cuenta de que nadie es capaz de ganar siempre. Los superhéroes tienen que ser torpes, como lo somos todos.

«Superhéroes»

La escultura de Monserrat Caballé, ¿qué me dirías de ella?

Siempre tuve ganas de hacer a La Caballé, no me preguntes porque, es de esos personajes que me hacen gracia. No hago famosos por hacer famosos y vender, unos me hacen más gracia que otros, como a todo el mundo. Durante el confinamiento como estábamos todos aburridos en casa  sin poder salir, se me ocurrió hacer en Instagram unos directos contando como era el proceso integro de una escultura, de principio a fin, y elegí a Montserrat Caballé. Fui enseñando como se modelaba primero con plastilina, como iba copiándola, cómo se sacaba del molde, como se positivaba, en resumen, la realización completa. Todos los días hacía tres o cuatro directos por las tardes, y era muy gracioso porque a cierta hora de la tarde la gente empezaba a mandarme mensajes para saber cuándo empezaba, al fin y al cabo eran tutoriales de escultura y debo decir que fue todo un éxito.

Montserrat Caballé

Tus obras tienen mucho color y cuidas los detalles al milímetro, ¿qué quieres transmitir a la gente?

En líneas generales lo que busco es la sonrisa o la carcajada. Busco que mis trabajos sean visualmente atractivos, me gusta el buen rollo e intento transmitirlo a los demás. Veo muchas exposiciones y casi el ochenta por ciento de ellas son aburridísimas, pero también las hay muy buenas. Con esto, no quiero decir que para que algo sea bueno tiene que ser gracioso o divertido, lo que pasa es que me encuentro con exposiciones muy pesadas que la gente no entiende, yo intento transmitir todo lo contrario. Quiero que la gente que se acerque a ver una exposición mía se divierta y pase un buen rato, y si encima se la llevan a casa, mejor. Para mí, el peor pecado que puede haber en este mundo es aburrir.

¿Tienes alguna obra pendiente de hacer?

Claro que tengo obras pendientes, muchísimas. Me gustaría subir de tamaño, la verdad, me apetece hacer piezas más grandes, pero como te he dicho antes no quiero subir de precio las obras, no es el momento. Tengo previstas algunas exposiciones, en las que quiero dar un giro, siempre dentro de lo mío.

¿Dónde se pueden adquirir tus obras?

Trabajo en exclusiva, en España, con la Galería La Fiambrera, que está en el barrio de Malasaña, en Madrid. Se puede comprar online y hacen envíos a todos sitios.

Para ver los trabajos de Dafne Artigot os dejamos su dirección de Instargram @dafneartigot  y el enlace directo a su obra, dentro de la página de La Fiambrera: www.lafiambrera.net/categoria/dafne-artigot/

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal