lunes, junio 27, 2022

Estimulación cerebral en los caninos

Redacción

En España, alrededor de un 24,2% de la población es poseedor de perros en el hogar. Cuidar de dichas mascotas conlleva una gran responsabilidad, pues supone una atención sobre el cuidado del pelo, el ejercicio que deben realizar diariamente o la alimentación que se debe mantener (entre otras varias responsabilidades). Actualmente, con el uso de las redes sociales como TikTok, se han puesto de moda ciertos objetos y herramientas para estimular el cerebro de los caninos: como la alimentación interactiva y la comunicación a través de botones.

ALIMENTACIÓN INTERACTIVA

Muchos hogares están acostumbrados a repartir la comida a los perros de la casa de una forma pasiva: mediante un tazón o un bowl/cuenco. No obstante, existen comederos interactivos (de varias formas, tamaños y dificultades) que estimulan el trabajo activo para que los perros puedan jugar o trabajar para recibir su comida.

En la naturaleza, los animales están acostumbrados a seguir sus instintos para cazar y encontrar comida. De esta forma, estos dispensadores incentivan y alimentan este instinto y proporcionan pequeñas porciones de comidas que ayudan a combatir el aburrimiento y mantener a las mascotas estimuladas mentalmente.

Comunicación a través de botones

Parece imposible que un perro tenga la habilidad de poder hablar con los humanos. Sin embargo, entendemos que los caninos sí poseen la forma de comunicarse con nosotros y con otros animales a través del lenguaje corporal y vocalizaciones (por ejemplo, con ladridos, gruñidos o saltos). Nos comentan cómo se sienten, o qué quieren, a través de dicho lenguaje comunicativo en el que a veces pueden llegar incluso a sonar como palabras. De la misma forma, tienen la capacidad de entender muchas de las palabras que usamos los seres humanos.

Este es el principio que se usa en la comunicación a través de botones (con dispositivos AAC). El perro (o animal) se posiciona junto al tablero o teclado, donde hay unas palabras pregrabadas, y presiona uno de los botones con la pata. El sistema, al apretar cada botón correspondiente, asocia un símbolo a una palabra para luego emitir algunas como “fuera”, “comer” o “jugar”. De esta manera, el perro aprende a explicarle a su(s) dueño(s) qué es lo que necesita o desea. Este sistema usa el refuerzo positivo y una técnica de aprendizaje llamada shaping.

¿CÓMO PODEMOS ENSEÑAR A NUESTRO PERRO A COMUNICARSE CON BOTONES?

Hay 6 pasos importantes a seguir.

1. Reúne todos los suministros necesarios

Estos dispositivos pueden comprarse directamente (mediante plataformas como Amazon) o las puede realizar uno mismo. Para ello, se necesitarían botones grabables y golosinas para reforzar el comportamiento del canino.

2. Elige las palabras que vayas a usar

Es necesario identificar qué palabras se usa a menudo y a diario con la mascota. Luego, pase a grabarlas en los botones y dedique tiempo a enseñarle a su perro botón por botón (no todos a la vez).

3. Construye una asociación entre el botón y la recompensa.

Para que el canino cree una óptima asociación entre la palabra y el botón, se les debe enseñar a cómo utilizar la herramienta. Recompensándole entenderá que el botón y el sonido significan buenas cosas.

4. Desarrollar el enfoque y emparejar los botones con acciones o eventos.

Con procesos de aprendizaje, se les puede enseñar a presionar el botón que cumpla su necesidad u objetivo con recompensas.

Por ejemplo, si queremos que aprendan a presionar el botón para salir a la calle, podemos indicar que presione el botón justo antes de que abramos la puerta al exterior. En el momento en el que salga, podemos recompensarle con una chuche.

5. Discriminar los botones

Para asegurarse de que el perro no se equivoque de botón, debemos asegurarnos de adiestrar la acción o el objetivo justo al presionar el botón y recompensarles únicamente cuando la acción deseada se lleve a cabo. Por ejemplo, si presiona el botón de “comida” pero directamente se dirige al juguete, no refuerce este comportamiento con una recompensa.

6. Usa los botones durante todo el día

Una vez que el canino aprenda a presionar los botones de forma regular y los haya emparejado, puede pasar de usarlos diariamente y reforzar el comportamiento con golosinas a recompensarlos directamente con la acción u objeto deseado.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal