viernes, diciembre 9, 2022

Finca La Torre arranca su cosecha: Se recolectará menos aceituna, pero dará lugar a un aceite de gran calidad y potencia

Redacción

Esta productora de AOVE, cuyo palmarés cuenta con numerosos premios a la excelencia, arrancó la recolección a finales de septiembre, en unos trabajos que se han extendido durante todo el mes de octubre

Según Víctor Pérez, gerente de la compañía y responsable del singular perfil organoléptico de sus aceites, calcula que se recogerán unas 400 toneladas de aceituna, lo que se traducirá en una producción de 70 toneladas de AOVE de las cuatro variedades que cultivan: hojiblanca, arbequina, cornicabra y picudo

El caluroso verano y la prolongada sequía han provocado que la cosecha sea considerablemente menor que en la campaña anterior, pero con un fruto de sabor más intenso

Finca La Torre mantiene un fuerte compromiso con la sostenibilidad: cubre parte de sus necesidades energéticas con placas solares y su terreno de cultivo se ha convertido en un ecosistema muy equilibrado, con una interesante oferta de oleoturismo en torno a su biodiversidad y a su apuesta por la recuperación del olivar

La premiada almazara malagueña Finca La Torre, una de las más reconocidas del sector en nuestro país, empezó a finales de septiembre la recolección de la aceituna con la que produce sus afamados aceites de oliva virgen extra. De acuerdo con las previsiones de Víctor Pérez —ingeniero agrónomo y responsable de toda la producción de estos singulares ‘oros líquidos’—, desde finales de septiembre, y hasta los últimos días de octubre, se recolectarán unas 400 toneladas de aceituna: 200 toneladas corresponden a la variedad hojiblanca —parte de estas proceden de árboles centenarios—, 150 a arbequina y las otras 50, a las variedades cornicabra y picudo. En total, se prevé que la producción de las cuatro variedades de AOVE alcance las 70 toneladas.

Estas cifras son menores que las de la anterior campaña, en la que se recolectaron unas 700 toneladas de aceituna —un 42,86 % menos—y se elaboraron 115 toneladas de aceite, cifra un 39 % menor que la registrada en el anterior periodo. Según Pérez, esta caída de la producción se debe a la prolongada sequía y al caluroso verano, que han reducido la cantidad de frutos de los olivos y han acelerado su maduración. Como explica el gerente de Finca La Torre, «La aceituna tiene menos humedad y, durante el proceso de elaboración del aceite, perderá menos antioxidantes. Así, el aceite resultante será más potente, amargo y picante, de excelente calidad».

Además, según Pérez, «Este año, debido a la menor producción, los precios del aceite estarán muy altos, y a muchos productores —no en un nivel gourmet como es en el que nosotros nos movemos, pero sí en otros inferiores— les saldrá más rentable ahorrarse dinero en la recolección y en otros procesos y elaborar un aceite lampante, por ejemplo, por el que cobran 3,85 €, que un buen AOVE y recibir 4 €. Por ello, es muy probable que haya menos cantidad de aceite de gran calidad en el mercado». En Finca La Torre han tomado medidas, además, para protegerse contra la intensa escalada de los precios de la energía: han instalado placas solares para cubrir parte de sus necesidades mediante un sistema verde, totalmente en línea con su compromiso con la sostenibilidad.

FINCA LA TORRE: MÁS QUE ACEITE

Finca la Torre no solo produce un soberbio aceite, sino que tiene una interesante oferta de oleoturismo para difundir la milenaria cultura en torno a la aceituna de la zona. Se está trabajando en un pequeño alojamiento rural, con cuatro habitaciones, dos baños completos y cocina equipada, ideal para pasar unos días. Aquellos que no dispongan de tanto tiempo, pueden actualmente realizar alguna de sus visitas guiadas y, por supuesto, disfrutar de sus excelentes productos en las catas. En cualquier caso, la finca, gracias a su apuesta por la agricultura biodinámica, es hoy un enclave singular y muy interesante desde el punto de vista ambiental. De hecho, forma parte del programa ‘Olivares Vivos’, un proyecto en torno a la olivicultura que busca revertir la degradación de los espacios dedicados a la producción de aceite. Para ello, se apuesta por incrementar la rentabilidad del olivar a partir de la recuperación de la biodiversidad. Para este proyecto demostrativo, desarrollado en diferentes espacios, se apuesta por la introducción de ciertas prácticas, como el manejo de cubiertas herbáceas, la plantación de diversas especies arbóreas, arbustivas y herbáceas y se aboga por la creación de elementos funcionales para albergar fauna, tales como cajas nido o la implantación de charcas y bebederos. Gracias a los animales que proliferan entre los olivos de Finca La Torre, es posible avistar aves autóctonas, tales como arrendajos, búhos y lechuzas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal