sábado, noviembre 26, 2022

Hita, un lugar para visitar sin prisas

Texto: S.C. Fotos: Ayuntamiento de Hita

Hita se encuentra enclavada en el centro de la provincia de Guadalajara, desde donde se pueden contemplar los valles del río Badiel y el rio Henares, así como las ondulaciones que forman la Alcarria y los cerros de similares características como “La Muela” y “El Colmillo”, el cerro de “La Tala” y los cerros de “Padilla de Hita”. Con tan solo 300 habitantes celebra cada año su “Festival Medieval” y está declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 1980.

El cerro de Hita, atalaya natural, fue utilizado por los romanos como puesto de vigilancia sobre la calzada de Mérida a Zaragoza. Bajo el dominio árabe la población era conocida como “Fita”, término de origen latino que significa lugar fijo y sobresaliente. En 1085 el rey castellano Alfonso VI reconquista estas tierras. Antes de ocurrir este hecho la Villa aparece ya citada en el Poema del Mío Cid, y en La leyenda de los Siete Infantes de Lara, así como en la vida de Santo Domingo de Gonzalo de Berceo, lo que demuestra su temprana importancia para Castilla. Tras la Reconquista siguen conviviendo en Hita: cristianos, judíos y musulmanes. La población judía crece hasta alcanzar en el siglo XIV el control económico de la Villa, basado principalmente en la producción vinícola. En ese mismo siglo Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, escribe una de las obras cumbre de la literatura medieval, El Libro del Buen Amor. Otro hecho de gran trascendencia es la llegada de la familia alavesa de los Mendoza como nuevos señores de Hita. El Marqués de Santillana, Iñigo López de Mendoza, se convierte en el siglo XV en un noble poderoso y gran poeta amante de las artes. Como señor de Hita reconstruye el Castillo hacia 1430 y fortifica la población. Durante la Guerra Civil la Villa estuvo situada en primera línea de fuego, lo que provocó la consecuente destrucción de su patrimonio monumental.

En Hita hay mucho que ver y descubrir, existen dos rutas turísticas de gran interés, ambas basadas en personajes y obras literarias tan importantes como el Cid Campeador y el Libro del Buen AmorEl Camino del Cid recorre gran parte de la provincia de Guadalajara y el tramo conocido como “La algarada de Álvar Fáñez” atraviesa la tierra de Hita. La segunda ruta que tiene su inicio o final en la villa es la que recorre las tierras de Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, autor del Libro del Buen Amor. Si lo que queremos es pasear y conocer la historia de Hita no podemos perdernos varios lugares de visita obligatoria.

Nuestra primera parada será visitar las Bodegas y Bodegos, un laberinto de galerías hechas por la mano del hombre y que transcurren bajo nuestros pies. Las Bodegas tienen una temperatura constante y un grado de humedad que favorecen la conservación del vino. Con la pérdida de los viñedos debido a la plaga de la Filoxera, quedaron en desuso. Bodegos es un término local usado para denominar las casas-cueva de la parte alta del conjunto histórico. El grado de humedad permite habitarlas y en su interior un pasillo comunica la cocina, los dormitorios, el almacén y el establo.

El pueblo de Hita

EL Palenque rememora los antiguos recintos de madera del Medievo, donde se celebraban los torneos caballerescos. Se levantó en 1970 a los pies de la muralla como escenario de las justas del Festival Medieval de Hita, tiene capacidad para 2000 personas. La Muralla Medieval levantada en el siglo XV por acuerdo entre el concejo de la Villa y el Marqués de Santillana rodeaba el casco histórico y se unió al Castillo en la cima del cerro. Actualmente se conserva 1 kilómetro dividido en cinco tramos. La Puerta de Santa María comenzó a construirse en 1441 y es el elemento más singular del recinto amurallado de Hita. Se encuadra dentro de la arquitectura militar gótica y es una de las señas de identidad de esta Villa. La Plaza del Arcipreste es la Plaza Mayor de Hita, fue mercado en el siglo XV y el barrio principal de la judería. La Iglesia de San Pedro actualmente se encuentra en ruinas y tuvo, probablemente, un origen románico. En el siglo XX, durante la Guerra Civil, acabo destruida. Solo quedan en pie resto de sus muros perimetrales y la fachada del camarín de la Virgen. Ahora, este recinto se utiliza para celebrar actos culturales en primavera y verano. La Iglesia de San Juan Bautista se construyó en estilo mudéjar durante los siglos XV y XVI, salvo la torre que es herreriana. Llaman la atención las losas sepulcrales de los hidalgos de Hita, que cubren el pavimento y proceden del templo de San Pedro. Es interesante, además, la talla de la Virgen de la Cuesta, patrona de Hita. El Castillo de Hita actualmente también en ruinas, ocupaba la cima del cerro sobre el que se asienta la población. En época cristiana se transforma en castillo y un siglo después el Marqués de Santillana lo reconstruye añadiendo una gran torre de Homenaje. Queda abandonado en el siglo XVI y arrasado en el XVIII. La Casa-Museo del Arcipreste de Hita es un edificio multiusos dedicado a la cultura. En ella se encuentra la oficina de turismo y un conjunto de salas dedicadas a museo.

Ruinas de San Pedro

En Hita se celebran varias fiestas, una de ellas es la de “El Gallo”, carnaval infantil que tiene lugar el fin de semana de antes al Miércoles de Ceniza. La Fiesta de “Las Flores” en honor a la Virgen de la Cuesta, patrona de la Villa, que se celebra a finales de mayo. Fiesta de Padilla, en honor a San Basilio, Patrón de Hita a mediado de junio. La Fiesta de los Toros es una fiesta popular con espectáculos taurinos y verbenas, celebrada a finales de agosto.

Puerta de Santa María

Pero si hay una fiesta o evento importante en Hita es el Festival Medieval de Hita. El 17 de junio de 1961 se celebra el primer Festival, el profesor Manuel Criado de Val decidió representar en la Plaza Mayor una versión escénica del Libro del Buen Amor, escrita por él. La obra se titulaba “Doña Endrina” y en años sucesivos este evento se conoció popularmente como “Fiesta de la Endrina”. La intención de Criado de Val, según sus propias palabras, era que “todo en torno nuestro ha de transformarse en teatro: las calles del pueblo, el Castillo, Los Bodegos, los corderos asándose al aire libre… Desde que llegamos hasta que salimos de Hita hemos de sentirnos sumidos en pleno teatro y en plena magia medievales”.  A las representaciones teatrales se fueron sumando muestras de folclore con músicos y danzantes, comidas y cenas al estilo medieval, conciertos, ballet, cetrería bajo la dirección de Félix Rodríguez de la Fuente, corridas de toros, desfiles carnavalescos, justas y torneos. Manuel Criado de Val es el autor de todas las obras representadas en los primeros 50 años de historia del Festival. En 2015, tras el fallecimiento de Criado, toma el testigo como director teatral el conocido actor Manuel Galiana. La próxima edición, que será la número 60 del Festival, se celebrará el sábado 2 junio de 2022.  

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal