sábado, noviembre 26, 2022

La Roda, un lugar de paso y un sitio para quedarse

Texto: Lucía Romano Maricalva Fotos: Ayuntamiento de La Roda

En 1833 se creó una nueva provincia española, Albacete. Desde entonces, La Roda, dejó de pertenecer a Cuenca y se convirtió en lo que es a día de hoy, un municipio situado en la provincia de Albacete, Castilla La Mancha.

El origen de su topónimo viene del vocablo árabe “rubt”, la cual daba nombre a los jinetes que se encargaban de la vigilancia del lugar. Finalmente, la palabra se tradujo al castellano como “robda”, y terminó transformándose en la denominación actual: La Roda.

Actualmente, su población total es de 15.527 habitantes, pero lo cierto es que son muchas más las personas que, al menos, conocen su nombre. Y la mayor parte de la culpa, la tienen los miguelitos, su famoso postre, que llevan su lugar de origen en su propio apellido: Los Miguelitos de La Roda.

La Roda está situada en un punto estratégico, la autovía que une Madrid con Levante. Esto ha hecho que muchas personas pasan por ella, piensen que es un lugar de paso. Sin embargo, este municipio es mucho más que eso. El arte y la naturaleza están presentes en cada uno de sus rincones y dan lugar a una combinación perfecta.

Si lo que se busca es empaparse de arte e historia, La Roda es un buen lugar para encontrar tesoros artísticos, de hecho, su casco antiguo fue declarado conjunto histórico-artístico el año 1973. Un lugar imprescindible que visitar es la “Iglesia de El Salvador”, un monumento del año 1981 que empezó a construirse entre 1510-1515. Debido a su largo período de construcción, se trata de un edificio que combina dos estilos arquitectónicos: el gótico y el renacentista.

El período del Renacimiento fue muy importante para este municipio. En él se desarrolló el arte y se construyeron muchos edificios en la localidad. Entre las obras artísticas, se encuentra la Esquina de Alcañabate. Un precioso rincón con historia, se trata de una casa en la que estuvo alojada la que entonces era reina de España en 1688, María de Austria, la viuda de Felipe IV.

En La Roda hay muchos más edificios históricos. Algunos de ellos son el Palacio del Doctor la Enzina, considerado una de las mejores piezas del lugar, la Casa del Inquisidor o el Palacio de los Condes de Villaleal con un estilo arquitectónico más rococó.

Después de lo artístico, llega lo natural. También ofrece espacios verdes en los que disfrutar de lo más puro del planeta. Probablemente, el paraje del Río Júcar sea el sitio más espectacular, pero también dentro del municipio se puede disfrutar de sus parques: el Parque Central, el Parque de la Cañada o el Parque de la Goleta.

Todos estos planes mejoran si vienen acompañados de una buena comida. España se conoce como la tierra de los bares y los restaurantes, por lo que La Roda, tampoco se queda atrás en este sentido. Entre sus establecimientos más valorados destacan algunos como el Restaurante los Morunos, Restaurante Molina y el Restaurante Juanito.

Tradicionalmente, Albacete ha sido un lugar considerado rural o agrícola. Sin embargo, en la actualidad, La Roda, centra su actividad económica en el sector industrial y de servicios. En la industria química destacan las fábricas dedicadas a la elaboración de pinturas con la llamada “tierra blanca”.

Por su parte, en la industria alimentaria, como en el resto de La Mancha, destaca la pasión por los vinos y los quesos con Denominación de Origen. Asimismo, La Roda es la única localidad que cuenta con fabricantes de la torta cenceña, las tortas de pan ácimo hechas sin levadura con el fin de espesar los gazpachos manchegos, y se pueden encontrar en establecimientos como Productos el Pastor de La Mancha.

Además de los vinos y los quesos, la gastronomía del lugar encuentra su fuerte en la caza como la base de sus platos, entre los que destacan algunos como las judías con perdiz, el atascaburras o las migas rurelas. Dentro de la caza, la tradición más típica es la de la matanza del cerdo para la elaboración de embutidos como chorizo, morcilla o lomo de orza.

La localización de La Roda es uno de sus puntos fuertes. Su situación geográfica ha hecho que el sector del transporte haya crecido exponencialmente con el paso de los años. Las vías de comunicación han aumentado de tal manera que, el municipio, se ha convertido en el centro de comercio de muchas de las localidades vecinas.

La Roda abre sus puertas al mundo todos los días del año, pero si lo que se busca es vivir una experiencia lo más completa posible, lo más recomendable es visitarlo durante su período de fiestas. Bien sea la primera semana de agosto durante las Fiestas de El Salvador, su patrón o durante el Festival de los Sentidos. Aunque esta última festividad se ha visto interrumpida con el coronavirus, se prevé que vuelva en 2022 de la mano de la música y la mejor gastronomía manchega.

A pesar de que tradicionalmente La Roda siempre ha sido un lugar de paso, ya ha quedado demostrado, que también, puede ser el sitio en el que quedarse.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal