miércoles, septiembre 27, 2023

¿Qué debería ofrecer la televisión para atraer a un público más joven?

Texto: Alicia Seco

Es un hecho que el consumo de contenidos televisivos ha cambiado. La televisión generalista se afana en atraer al público joven por el mero hecho de considerarlos como un grupo estratégico, o con proyección de futuro. Este medio tiene la necesidad de conseguir a este target cuanto antes para fidelizarle a lo largo de toda su vida. Pero los jóvenes buscan cada vez más su propia televisión a la carta y demandan contenidos diferentes, que medios como la televisión no ofrece.

Es cierto que la captación de este público es importante, pero, cuantitativamente hablando, no son el más numeroso. Según la ONTSI (Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad), por frecuencia de uso semanal, la audiencia más importante se encuentra en una franja de 35 a 54 años, que supone el 47,8% de los internautas en España. Además, los españoles ven la televisión de media unas 3 horas al día, siendo los jóvenes los que menor tiempo invierten en este medio.

Pero ¿por qué la televisión no atrae a los jóvenes?

Para este público, la televisión ha ido perdiendo atractivo a lo largo de los años. La juventud de hoy en día quiere algo diferente, que les entretenga y les enganche. Este medio de comunicación no ha sabido innovar lo suficiente para adaptarse a esta generación que, además de ser nativos digitales, son más impacientes, inquietos, y exigentes con los contenidos que consumen. Un público que reclama contenidos de calidad a los que acceder cuando y donde quiera.

Otros motivos por los que no se ven atraídos por la televisión son el hecho de no querer estar limitados por los horarios y ver solo aquello que los medios quieren que vean. Desean poder elegir lo que ven, cuando verlo y donde. Tampoco se ven seducidos por los contenidos que ofertan, pues para ellos, la gran mayoría resultan irrelevantes. Además, la oferta televisiva es desbordante, cada vez cuesta más decidir que ver. Los jóvenes de ahora buscan contenidos que reflejen sus propias experiencias y valores, y que resuenen con ellos a nivel emocional.

A esto se le suma la comercialización excesiva. La televisión está inundada de anuncios que irrumpen el flujo de los programas en pocos minutos, lo que dificulta que los espectadores mantengan el interés. Los jóvenes no tienen la misma paciencia o tolerancia que las generaciones mayores. Por lo que, es importante que se intente reducir las pausas publicitarias en la medida de lo posible.

¿Qué debería ofrecer la televisión para atraer a este público?

La llegada de las redes sociales (como Instagram o TikTok) y de los servicios de streaming (como Netflix, o HBO) ha generado un antes y un después para desgracia del producto televisivo. Lo han cambiado todo, también la manera de consumir la televisión, ya que, a la hora de elegir dónde visionar los contenidos, los jóvenes se sienten especialmente atraídos por estos medios. Por ello, es necesario conocer a este sector en profundidad para ofrecerles una oferta audiovisual y unos servicios que satisfagan sus expectativas y demandas. Es esencial entender por qué prefieren consumir contenidos en otros medios que no sea la televisión.

Ante todo, para llegar a estos, los espectadores más jóvenes, se debería crear contenidos de alta calidad que sean afines a ellos como programas con un corte juvenil, más propuestas interactivas donde se les proporcione un papel activo, iniciativas novedosas como ´behind the scenes´ (detrás de escena), vídeos 360, clips de avances, etc. También, se debería ofrecer más espacios cinematográficos, estrenos de películas, entrevistas rápidas con famosos, ´showcookings´ (cocina en vivo), y demás.

La televisión debe estar al servicio del consumidor, por eso, es un acierto que recurra al fenómeno fan, incluyendo en su parrilla más programas protagonizados por influencers o youtubers, que, como auténticos lideres de masas, logran atraer a los jóvenes, ya sea porque comentan lo que más les interesa o porque hacen que éstos se sientan identificados con ellos al hablar en su mismo idioma.

Por lo tanto, para que la televisión consiga atraer y fidelizar a una audiencia más joven, debe adaptarse a las exigencias de un panorama mediático en constante evolución. Ofreciendo más opciones de streaming a la carta, asociándose con personas influyentes en las redes sociales, haciendo hincapié en los contenidos centrados en historias y proporcionando acceso a experiencias interactivas exclusivas. Solo con este enfoque integral podría la televisión seguir siendo relevante y atractiva para los espectadores más jóvenes. La clave del éxito de este medio se encuentra en los servicios de valor añadido, la accesibilidad, la integración multimedia, la interactividad y el feedback, la personalización, entre otros.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal