domingo, mayo 22, 2022

¿SABÍAS QUE LOS VIDEOJUEGOS DESARROLLAN LA PLASTICIDAD CEREBRAL?

Redacción

En contra de lo que uno/a puede llegar a creer, son muchos los estudios que hablan de los beneficios de los videojuegos en los niños/as y cómo sus cerebros desarrollan una mayor plasticidad gracias a ellos.

Pero, ¿qué es lo que sucede en el cerebro cuando un niño está jugando?

Los resultados de 116 estudios científicos publicados en el Frontiers in Human

Neuroscience, han sacado a la luz resultados tan interesantes como que jugar videojuegos no solo cambia el funcionamiento de nuestro cerebro, sino también su estructura, pues se producen cambios en muchas regiones del mismo. Un ejemplo de esto, es el desarrollo de la capacidad de atención que se crea en el/la jugador/a. De hecho, los estudios concluyen que se mejora la atención sostenida y la selectiva, es decir, una se centra en mantener la atención por un periodo de tiempo largo y la otra nos permite mantener la atención en un elemento o actividad en concreto. Al desarrollarse cerebralmente de esta forma, estos niños/as requieren menos activación para mantenerse centrados/as en tareas más exigentes.

También tiene otros efectos en el área cognitiva del niño/a, como por ejemplo el aumento en la velocidad de procesar la información y el aprendizaje de esta. Así como que a la larga, los jugadores desarrollan una mejor memoria y suelen ser más hábiles al realizar varias tareas a la vez.

Asimismo, la evidencia científica también demuestra una mejor capacidad de percepción a la hora de centrarse en los detalles visuales así como de orientarse espacialmente en nuevos ambientes.

Todo con moderación. Los expertos coinciden en que el tiempo de uso de los videojuegos tiene que ser limitado y vigilado por un adulto

Pero todo esto ya lo sabe el creador de MeteoHeroes, ¡Juntos por el planeta!, Luigi Latini, director de IconaClima.it IconaMeteo.it e IconaNews.it, portales sobre sostenibilidad climática. Un juego que muestra a los más pequeños cómo enfrentarse a los retos de la emergencia climática.

De esta forma aprenderán que es posible luchar contra la contaminación y que con conductas que beneficien al planeta podrán revertir los efectos catastróficos a los que se enfrenta nuestro ecosistema.

Al principio del proyecto esperábamos que los niños pudieran adquirir amor por la Tierra y respeto por el Planeta, pero ahora estamos convencidos de ello. ¡Nadie puede decirle que no a un niño que, por ejemplo, te dice que no tires plástico al suelo o que no desperdicies agua!”, asevera Luigi.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal