lunes, junio 27, 2022

Carmelo Espinosa, el alma de La Giralda

Texto y Fotos: Ana S. Diéguez

Un apasionado del mundo taurino que abrió una de las primeras freidurías de calidad en la capital

Un delicioso pedacito de Andalucía en Madrid. En La Giralda, su precursor, el imparable Carmelo Espinosa, nos enamora con los mejores productos y las mejores frituras. Una bonita historia de superación, que ha culminado en un precioso local de aire Andalusí.

Carmelo siempre quiso ser novillero. Persiguiendo hacer realidad su sueño se trasladó primero a Barcelona y luego a Madrid. Buscando convertirse en una figura del toreo y sobre todo luchando por sacar adelante a su familia, compaginó su afición con multitud de trabajos. Finalmente, acabó quedándose con el local de La Giralda de la calle Hartzenbusch. En 1976 arrancó este primer negocio, continuando exitosamente con una de las primeras freidurías de calidad en la capital. Así comenzó todo.

¿Carmelo si volvieras a nacer qué harías?

Exactamente lo mismo. Me gusta crear puestos de trabajo e industria. Disfruto con lo que hago y volvería a hacer los mismo una y mil veces,

¿Cómo fueron tus inicios?

Mi padre era mecánico. Un hombre muy culto al que le apasionaba leer. Nada ambicioso, pero un gran erudito, con una impecable caligrafía. Aún conservo sus entrañables cartas que guardo como oro en paño. Unos años muy duros durante los cuales aprendí la importancia de luchar y de no rendirse nunca.

Carmelo nos enseña emocionado una de las cartas escritas por su padre y, efectivamente, nos impresiona una impecable escritura y una excelente redacción.

¿Cómo fueron sus años en Barcelona?

Éramos una familia muy humilde. Yo vivía con mis padres y mis cuatro hermanos en una habitación de alquiler y luego mis padres compraron una chabola dónde más tarde nosotros mismos nos construimos un chalet. Desgraciadamente, el mar se lo llevó todo y nos tuvimos que mudar a un piso. Momentos difíciles que logramos superar porque siempre hemos sido unos luchadores natos. Nunca he dejado de esforzarme por sacar adelante a mí familia y a día de hoy, me siento muy orgulloso y feliz de que mis hijos hayan querido seguir con el negocio familiar.

¿Cómo arranca su andadura en el panorama gastronómico?

Durante esa época, compaginaba mi carrera de novillero con un trabajo de camarero en La Giralda de la calle Hartzenbusch. Cuando el local se traspasó me animé a quedármelo. La verdad, es que fue tan bien que llegamos a abrir hasta seis sucursales de La Giralda en Madrid, siempre con la gran ayuda de mi mujer, María Luisa. En la actualidad, mantenemos la Giralda de Claudio Coello, con una agradable terraza en el callejón de Puigcerdá. Un restaurante con toda la esencia taurina y el genuino sabor de mi Andalucía natal. Además, me siento muy afortunado de contar con la ayuda de mis hijos Germán, Paco, Carmelo y María, que se han implicado al cien por cien en el negocio familiar.

¿Cuales son los platos estrella de La Giralda?

Principalmente, la fritura variada que incluye boquerones, calamares, pescado en adobo, salmonetes, pijotas y gambas. Es la fritura básica que empezamos haciendo en Hartzenbusch y que mantenemos a día de hoy. De los pescados destaca la merluza, la lubina, el lenguado, el rodaballo, el rape… siempre el mejor producto recién llegado del puerto.

¿Cuáles son sus planes de futuro?

Seguir dándolo todo en La Giralda, como hemos hecho desde el primer día.

Carmelo se acerca a su particular exposición de capotes. Elige uno, su preferido, y empieza a posar con gracia para la foto.

La Giralda, un maravilloso pedacito de Andalucía en pleno corazón del barrio de Salamanca. Un local con personalidad, dónde Carmelo nos sigue conquistando con las mejores frituras de la capital. Un delicioso pedacito de Andalucía en pleno corazón del barrio de Salamanca.

LA GIRALDA

Dirección: Claudio Coello, 24, Madrid
Teléfono: 91 576 40 69

Web: www.restauranteslagiralda.com

Precio Medio: 40€

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal