miércoles, agosto 17, 2022

Las vacaciones más perrunas, en Valonia 

Redacción

La región al sur de Bélgica goza de centenares actividades y alojamientos dog friendly, convirtiéndola en un destino que pone las cosas muy fáciles a la hora de viajar con mascota. 

Desde entrar a sus jardines y castillos más majestuosos, hasta ser uno de los ‘tripulantes’ de las canoas que descienden por sus ríos, la región valona se adapta perfectamente a aquellos que viajan con su perro.  

Valonia, el secreto de Bélgica, está preparada para adaptarse a todo tipo de turistas: familias con niños, parejas, deportistas… y sus inseparables amigos peludos, que también viajan. No siempre es fácil llevarse a un perro a hacer turismo, por las posibles dificultades añadidas que puede haber en destino. Precisamente para que esto no suceda, la región al sur de Bélgica, da la bienvenida a estos seres cuadrúpedos con algunas de sus actividades más insólitas: 

Una de las actividades más curiosas para realizar con los peludos de la casa es paddle surf en Nisramont. En el corazón de las Ardenas y en el que es uno de los lagos más impresionantes de Valonia y también de Bélgica, se puede practicar este deporte con el perro encima de la tabla. Así, es mucho más complicado mantener el equilibrio, pero la actividad se vuelve mucho más divertida. Ofrecen actividades guiadas para aquellos que nunca han hecho una actividad de este calibre con su mascota. 

Más al centro de la región, en el río Lesse (a la altura de Houyet, pueblo cercano a Dinant) se puede hacer kayak o canoa con perros. Hay equipamiento preparado para perros grandes, para que vayan en su propia silla; los pequeños pueden quedarse a los pies del propietario-remador. En concreto, la empresa Dinant Evasion ofrece dos descensos dog friendly por el Lesse, uno de 9 kilómetros en aguas calmadas y otro de 14 kilómetros más movido, con presas que cruzar.  

Otra actividad más terrestre es subirse a las dresinas, unas máquinas con pedales que se desplazan por una vía férrea que cruza el pintoresco Valle de la Molignée. Es muy sencillo de usar y con el ritmo del pedaleo se puede llevar a la velocidad que uno mismo desee, con lo que los perros más jóvenes pueden seguir el trayecto corriendo y subirse ‘a bordo’ (hay sillas y una amplia plataforma) cuando estén fatigados.

Todas las actividades que convierten a Valonia en un destino dog friendly se complementan con una buena oferta de alojamiento: más de 660 establecimientos valones (de todo tipo, para varios tipos de viajero) permiten que los peludos se alojen en ellos. Algunos de ellos ofrecen paquetes de bienvenida para las mascotas.  

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal