miércoles, agosto 17, 2022

Burnout: el 75% de los españoles no logra desconectar totalmente en vacaciones

Redacción

El 43% de los profesionales españoles sufren ‘burnout’ o, lo que viene siendo, ‘estar quemado’

La consecuencia principal de no desconectar es el agotamiento físico y mental que puede propiciar el desarrollo de problemas psicológicos

La desconexión se dificulta en el caso de autónomos y propietarios de un negocio y aumenta el ‘burnout’ entre profesores, personal sanitario, de seguridad y de cara al público, así como entre los propios psicólogos

La Gran Renuncia: sólo en abril 5.467 trabajadores españoles renunciaron a sus trabajos, los expertos aconsejan no abandonar el trabajo sin tener un plan por el riesgo de depresión

Desde el 1 de enero de este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido oficialmente como enfermedad el burnout o “síndrome de estar quemado” o de desgaste profesional. Este síndrome ha llegado a convertirse en una verdadera epidemia mundial y, sólo en nuestro país, el 43% de los profesionales lo sufren.

No es de extrañar si analizamos los resultados que arroja el Estudio TopDoctors® Verano y bienestar físico y mental 2022, y que revela que 3 de cada 4 españoles no logran desconectar totalmente en vacaciones. De hecho, el 35% desconecta del trabajo, pero no de Internet y las redes sociales, cifra que se dispara al 70% en el caso de los menores de 30 años.

Por otro lado, casi un tercio de los españoles confiesa que sólo logra desconectar a ratos; y un importante porcentaje del 8% (mayoritariamente femenino) que apunta que su rol familiar es el motivo por el que no desconecta en vacaciones. Afortunadamente, tan sólo un 3% afirma no desconectar nada debido a su trabajo.

Es por ello por lo que TopDoctors® ha solicitado la opinión y la valoración de diferentes especialistas médicos para aportar una serie de consejos y recomendaciones para desconectar y cuidar de nuestra salud mental en verano. 

La desconexión digital y laboral en verano, clave para prevenir problemas psicológicos  

La psicóloga sanitaria y miembro de TopDoctors® María Gallego Blanco apunta que “la desconexión en vacaciones nos ayuda a descansar física y mentalmente, y facilita que volvamos al trabajo más motivados. La consecuencia principal de no hacerlo suele ser el agotamiento físico y mental que, en algunos casos, propicia el desarrollo de problemas psicológicos”.

También señala que “hay personas que, por su profesión o situación personal, no pueden desconectar durante el período vacacional.” Algo que se complica en el caso de los autónomos o aquellos con un negocio propio debido a “las responsabilidades y gestiones que, muchas veces, hacen complicado desconectar del todo. Si es así, recomiendo limitar estar pendiente en la medida de lo posible y hacer un uso racional de la tecnología”.

Sin embargo, no siempre son las responsabilidades, sino la dependencia de internet y las RRSS, especialmente entre las generaciones más jóvenes: “a veces, las vacaciones marcan el punto de inflexión en el que la persona es plenamente consciente de su adicción a dispositivos electrónicos y redes sociales. El hecho de querer compartir en RRSS los momentos de ocio nos centra en cómo narrar lo que hacemos, en lugar de disfrutar de lo que tenemos a nuestro alrededor.”

La Gran Renuncia y consejos para evitar el ‘burnout’

Esta ‘quemazón’ comienza a tener importantes consecuencias físicas y psicológicas a nivel mundial. Una de las más mediáticas es la que se ha venido llamando la ‘Gran Renuncia’ que, en EE. UU., está llevando mensualmente a 4,5 millones de trabajadores a dimitir. En nuestro país las cifras no se quedan cortas y crecen día a día. Según las estadísticas de afiliación de la Seguridad Social 5.467 trabajadores españoles renunciaron a sus trabajos sólo en abril, cifra récord hasta la fecha desde que se recopilan estos datos (2001).

La psicóloga sanitaria y miembro de TopDoctors® María Gallego Blanco revela que inicialmente en la pandemia los profesionales más afectados por el burnout que llegaban a consulta eran profesores, médicos y personal sanitario (especialmente enfermería) en general, pero la lista se ha ido ampliando a los propios psicólogos, policías, personal de atención al público y otras muchas ocupaciones orientadas hacia las personas.

Según Mercè Morán, psicóloga sanitaria, psicoterapeuta, jefa psicología de la consulta CAIS y miembro de TopDoctors® esto se ha producido porque “la pandemia nos ha puesto frente a muchas cosas y, lo más importante, frente a nosotros mismos. Especialmente frente a todo aquello que no veíamos por nuestras ajetreadas vidas, como un ratón en una rueda que no para de dar vueltas. Ese shock te coloca en una situación en la que reevalúas y tomó prioridad absoluta la salud, la tranquilidad, el bienestar, y plantearnos si estamos viviendo acorde a lo que es importante para nosotros.”

Además, añade que estar descontento con nuestro trabajo afecta por muchas razones: “para empezar, es el sitio y es con las personas con las que pasamos más tiempo. Además, social y culturalmente nos valoramos a nosotros mismos mucho en torno a nuestro rendimiento y ejecución. Es por ello por lo que es muy importante que trabajemos en estar contentos en nuestro empleo”. 

Ante la situación de plantearse cambiar de vida aconseja que no se deje el trabajo sin tener un plan y una organización de la actividad que va a desarrollar cuando abandone: “se puede producir el efecto ‘luna de miel’ y que los primeros días sin nada que hacer sean muy agradables, pero, si no inicia una actividad de forma más o menos inmediata tras dejar el trabajo, corre muchos riesgos de deprimirse”.

Asimismo, la psicóloga sanitaria y miembro de TopDoctors® María Gallego Blanco también nos ofrece consejos para desconectar del trabajo durante las vacaciones, prevenir episodios de ansiedad y evitar terminar las vacaciones más cansados de lo que las empezamos:

1.       No es conveniente pasar de un período de tiempos muy marcados, que nos impone habitualmente la vida cotidiana, al desajuste absoluto. Hay gente que se queja de ansiedad cuando pasa de un nivel de actividad muy alto a uno muy bajo. Aunque no madruguemos, debemos intentar proponernos rutinas que nos mantengan activos y levantarnos a una hora razonable.

2.       Que no te domine tu móvil: quita el sonido de las notificaciones, sepárate de él siempre que sea posible, evita que te robe tiempo de calidad y socialización, establece rutinas y/o horarios de consulta de ciertas cosas, como redes sociales.

3.       Evita el sedentarismo porque, aunque el verano sea un período de descanso, un nivel de inactividad elevado tampoco es bueno. Aprovecha las vacaciones para iniciarte en algún deporte y mantén ese hábito durante el resto del año.

4.       Deja a un lado lo que tenga que ver con el trabajo todo lo posible y, si no lo es, intenta acotarlo a un tiempo diario del que luego desconectes.

5.       Evita las jornadas maratonianas y planificar demasiado en los viajes, intentar verlo absolutamente todo estresa y agota.

6.       Aunque vuelvas a dormir a tu casa, intenta salir a pasar el día fuera para hacer algo que se salga de la rutina.

7.       Pasa tiempo con la gente a la que quieres, y trata de cuidar las relaciones que, a veces, sin querer, se descuidan porque no tenemos mucho tiempo.

8.       Deja algún rato para no hacer nada y luego llénalo con aquello que te apetezca en ese momento.

9.       Dedícate a tus aficiones y, si no las tienes, intenta iniciar un hobby.

10.   Hazte buenos propósitos, especialmente aquellos que tenías un poquito olvidados, y procura mantenerlos el resto del año.

Doctores que han colaborado:

· María Gallego Blanco, psicóloga sanitaria y miembro de TopDoctors® https://www.topdoctors.es/doctor/maria-gallego-blanco

· Mercè Morán, psicóloga sanitaria, psicoterapeuta, jefa psicología de la consulta CAIS y miembro de TopDoctors®: https://www.topdoctors.es/doctor/merce-moran

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal